El Gobierno confiesa que lleva meses esperando una respuesta de los obispos para abordar los privilegios fiscales de la Iglesia

El Ejecutivo socialista dice que ya ha designado a dos negociadores para afrontar la negociación con la Iglesia en materia fiscal y apremia a la Conferencia Episcopal a que nombre a sus representantes

Además, afirma que presentará ante la Santa Sede una queja formal por las declaraciones del nuncio del Vaticano, protestas que no son habituales pero que también tuvieron lugar con los gobiernos de Zapatero y Rajoy

El Ejecutivo de Pedro Sánchez está a la espera de que la jerarquía eclesiástica mueva ficha para abordar de una vez el espinoso asunto de los privilegios fiscales de la Iglesia en España. La vicepresidenta, Carmen Calvo, ha asegurado este lunes que la Conferencia Episcopal Española (CEE) tiene desde “hace tiempo” sobre la mesa una “propuesta” del Gobierno para sentarse a negociar aspectos como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y las inmatriculaciones, dos cuestiones que los socialistas llevaban en su programa electoral de 2016 pero que desaparecieron del documento programático presentado de cara a las elecciones generales del pasado 28 de abril. El Ejecutivo, además, ya ha nombrado a dos representantes para que lideren las negociaciones con la institución eclesiástica y se encuentra a la espera de que la Conferencia Episcopal Española haga lo propio para abrir con la mayor celeridad posible el melón tributario. Una cuestión que lleva años, por no decir décadas, instalada en el debate político español y que no termina de abordarse seriamente.

“Queremos que contribuyan a la justicia social que supone aportar con sus impuestos a las políticas de igualdad y de solidaridad y fraternidad, que es lo que se construye con la fiscalidad de un país democrático”, ha señalado la vicepresidenta del Gobierno, recordando que la jerarquía eclesiástica ya tiene “una propuesta” suya “mediante carta” en la que se advertía a la institución religiosa que había llegado el momento, “cuanto antes mejor”, de sentarse a negociar el replanteamiento de “la fiscalidad de la Iglesia Católica”. “Esto es lo que hay que rematar, porque saberlo ya lo saben”, ha continuado Calvo, que ha pedido este lunes no dejar pasar “mucho más tiempo”. Por ello, ha apremiado a la Conferencia Episcopal Española a mover ficha: “Por nuestra parte ya tiene a las dos personas que del lado del Gobierno van a sentarse con la Iglesia Católica para ver todo el tema de la fiscalidad. […] Esperamos que la Conferencia Episcopal nombre a las dos personas que de su lado tienen que sentarse a hablar de esto”.

…… …. … .. .

Seguir leyendo en InfoLibre

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...