El Gobierno condena que se enarbole una bandera republicana, pero justifica que se califique de «héroe» a Franco

El PP manifiesta su doble rasero en sus respuestas parlamentarias a la oposición

El PP considera que exhibir una bandera republicana en un partido de balonmano que juega la Selección española puede incitar a la violencia y constituir “una alteración de orden público”, pero que el Museo de Toledo considere a Franco un “héroe” es un “criterio museográfico e historiográfico”.

Una pregunta de IU
El Grupo Popular en el Congreso ha respondido a una pregunta del diputado valenciano de Izquierda Unida Ricardo Sixto sobre la expulsión, en enero pasado, de un espectador al inicio de un partido de balonmano entre las selecciones de España y Serbia que se celebró en el pabellón Príncipe Felipe, de Zaragoza, después de que aquel enarbolara una bandera republicana.

Símbolos que incitan a la violencia o al terrorismo
El PP lo considera “una alteración de orden público” y no que simplemente ese ciudadano hacía uso de derecho a la libertad ideológica y de expresión. En su respuesta al diputado de Izquierda Unida, a la que ha tenido acceso Público, recuerda que la Subdelegación del Gobierno en Zaragoza abrió al ciudadano un expediente sancionador, de acuerdo al artículo de la Ley contra la Violencia en el Deporte que prohíbe la exhibición “de pancartas, banderas, símbolos u otras señales que inciten a la violencia o al terrorismo o que incluyan mensajes de carácter racista, xenófobo o intolerante”.

El diputado izquierdista niega que se produjera una alteración del orden público como se afirmaba en el acta, que recogía que, durante el himno, la exhibición de una bandera republicana provocó una reacción contraria del público que se encontraba más próximo, “produciéndose un acercamiento de varias personas al ciudadano que exhibía la bandera, profiriendo insultos contra él, calificando estos hechos como alteración grave del orden público”.

Se debió proteger al ciudadano que enarboló la bandera
El diputado izquierdista dice en su pregunta que de haberse producido ese incidente a quien debía protegerse era al ciudadano que enarboló la bandera, que fue víctimas de los supuestos “insultos”. Asimismo, destaca que “exhibir banderas republicanas está amparado por los derechos fundamentales previstos en los artículos 16.1 y 20.1.a de la Constitución, que consagran la libertad ideológica y de expresión”.

Otro hecho similar
El Gobierno ya tuvo que dar explicaciones sobre un hecho similar con anterioridad.  Durante un encuentro entre España y Argelia en Alicante, en abril de 2012,  la Policía también expulsó al ciudadano que exhibía una bandera republicana. El Ejecutivo justificó entonces el suceso en que la actitud de quien portaba la bandera podía interpretarse como una incitación a la violencia y una provocación al resto de aficionados españoles.

Lo mismo con la estelada
Hace unos meses, el PP respondió de la misma manera a otra pregunta parlamentaria, en aquel caso referida a la  estelada catalana. En su respuesta, aseveró que ondearla en espectáculos deportivos puede incitar a la violencia y advirtió que podría ser confiscada en esas circunstancias.

Y, sin embargo, justifica que se califique de “héroe” a Franco
El Gobierno ha dejado ver su doble rasero en una respuesta parlamentaria a Amaiur, hace unos días, sobre el lema “Héroes de España” que se aplica a una máscara mortuoria de Francisco Franco que se encuentra en el Museo del Ejército de Toledo.

En este caso, no considera que se puede incitar a la violencia, sino que “los paneles informativos de los museos públicos se realizan con criterio museográficos e historiográficos”. Para el diputado de Amaiur Jon Iñarritu, sin embargo, la inscripción constituye una “apología fascista, un insulto a las víctimas y una ilegalidad” según la Ley de Memoria Histórica de 2007.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...