El Gobierno comunica al Vaticano cambios legales para que los abusos no prescriban

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, han tratado el escándalo de los abusos sexuales en España durante el encuentro de dos horas que han mantenido este lunes, y el Gobierno ha aprovechado para tomar postura y anunciar a la Iglesia que tiene la intención de modificar el Código Penal para hacer imprescriptibles esos delitos. «La Iglesia ha trasladado su preocupación, compartida por el Gobierno, por dar justicia a las víctimas de abusos y prevenir estos hechos en el futuro. En este sentido, el Gobierno, en pleno escándalo por los abusos de pederastia en la Iglesia española, ha informado a la Santa Sede de las modificaciones en el Código Penal para conseguir que estos delitos sean imprescriptibles», señala el comunicado. En el encuentro, Calvo ha estado acompañada del subsecretario de presidencia y de la subsecretaria de Asuntos exteriores.

La ampliación de la prescripción de los casos de abuso sexual a menores lleva tiempo sobre la mesa. Las asociaciones de víctimas, con el pianista James Rodhes a la cabeza, han venido realizando en los últimos tiempos una campaña para exigírselo al Gobierno. En España, el plazo de  prescripción de los delitos sexuales comienza a contar en el momento en el que la víctima cumple los 18 años. Según la gravedad del caso, la caducidad alcanzará entre cinco y 15 años, es decir, que como máximo el delito quedará cancelado cuando el abusado cumpla 33 años y según estudios de asociaciones como Save the Children la mayoría de las víctimas comienzan a hablar a los 35 años. De ahí su petición.

La campaña de las víctimas se produce en un momento en el que el Gobierno prepara la Ley de Protección Integral frente a la Violencia en la Infancia, que estará listo previsiblemente antes de final de año, según dijo el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Uno de los documentos que el Gobierno está manejando para elaborar dicha norma -redactado por Save The Children y la Cátedra Santander de Derecho y Menores de la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid-, contempla que los delitos contra la libertad e indemnidad, cuando la víctima fuera menor de edad, sexual se computen a partir de que esta alcance los 50 años.

Unidos Podemos presentó a principios de mes en el Congreso una proposición de ley de las Violencias contra la Infancia y la Adolescencia que contemplaba que la prescripción de los delitos de agresión sexual a menores comience a computar a partir de que estos cumplan 30 años —están dispuestos a elevar la cifra a 50 años o a hacer que este tipo de delitos no prescriban—.

La novedad ahora es que el Gobierno ha comunicado a Roma que no solo prevé ampliar el plazo de prescripción de los delitos de abuso sexual a menores sino que proyecta una reforma legal para que no prescriban.

En su reunión en Roma, Calvo y Parolin han dado un salto en el polémica sobre la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco. Hasta ahora ambos decían que no se podía hacer nada para impedir el entierro en La Almudena, pero en la nota de la reunión hay un cambio significativo: ambos van a buscar una salida, esto es, en leguaje diplomático, van a buscar una fórmula para que los restos del dictador no vayan a la catedral de Madrid, un caso único en el mundo occidental.

«El cardenal Parolin ha garantizado a la vicepresidenta del Gobierno español que no va a oponerse a la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos. Respecto a la inhumación, ambos han coincidido en la necesidad de buscar una solución y seguir manteniendo el diálogo. En este sentido, el Gobierno español ha agradecido a la Santa Sede la comunicación cordial y fluida que se está manteniendo con el cardenal arzobispo de Madrid, D. Carlos Osoro, y con el presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal D. Ricardo Blázquez», señala el comunicado.

Los socialistas no esconden su preocupación por que Franco sea enterrado en el centro de Madrid y, tras la reunión entre Calvo y Parolin, confían en que no será así. «A nosotros no nos gusta que se pueda producir esa inhumación en La Almudena, es una buena noticia que se pueda buscar una solución dialogada con la Santa Sede una vez se exhume al dictador de una tumba de Estado», ha observado Esther Peña, portavoz del comité de acción electoral del PSOE, informa José Marcos. «No puede ser que un dictador siga reinando sobre sus víctimas toda la eternidad», ha incidido.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...