El gobierno central de la Iglesia, en paro técnico

Benedicto XVI se muestra poco interesado por el trabajo de la curia El primer ministro, Tarcisio Bertone, concentra las críticas de sus empleados

A Bertone no hay quien lo aguante". Dos sacerdotes con sotana están comprando unos diarios junto a la plaza de san Pedro y no reparan en los aparentes turistas que, a su lado, hablan otro idioma. Se alejan echando pestes de Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano, el primer ministro del Papa.
A los cuatro años de la elección de Joseph Ratzinger, entre los 2.478 empleados del gobierno central de la Iglesia católica (la curia) cunde el malestar. Algunos han escrito cartas, lamentando que cobran el sueldo "sin hacer nada". Otros pasan largas horas leyendo la prensa.
"En los últimos cuatro meses, el Papa se ha corregido públicamente seis veces", reconoce un alto cargo de uno de los nueve ministerios vaticanos. Un cardenal jubilado, que en el pasado mandó mucho, tiene su propia opinión. "La ruina del gobierno es Bertone", dice. El secretario de Estado viaja continuamente, presenta libros, pronuncia conferencias, participa en simposios. O sea, trabaja, pero no está en su despacho. "Con Juan Pablo II sacábamos un alud de documentos, reglamentos y decretos, que ocupaban meses de trabajo. Ahora, nada", apunta otro eclesiástico. El monstruo burocrático se siente marginado, pero no quiere dar la cara: frases anónimas y camarillas lejos de los despachos. Por si fuera poco les ponen notas: óptimo, bueno, suficiente o insuficiente respecto a la dedicación, profesionalidad, rendimiento y corrección.

LOS NUNCIOS
Parece como si Benedicto XVI se hubiese desentendido de la labor de gran parte de la curia, reservando su atención a los ministerios más importantes y a los obispos del mundo. El Papa recibe a diario a Bertone y una vez por semana a tres o cuatro de sus ministros. A los demás, solo ocasionalmente. A los nuncios (embajadores) "ya no los recibe anualmente" como antaño, por lo que "su papel pierde valor ante las conferencias episcopales y los gobiernos", dicen fuentes vaticanas.
"El Papa dedica tiempo y cuidado a las visitas colectivas periódicas de los obispos de una nación, eso sí", aclaran las mismas voces. Algunos ministros lamentan que "los obispos ya recurren a la curia solo para lo indispensable". Un dato que debe de satisfacer a quienes piensan que el Papa debe mandar con los obispos y no con la curia. "Ratzinger puentea a la curia, pero, ¿a favor de quién?", se interrogan. "Si fuera por un gobierno colegial con los obispos, bien, pero gobierna solo", explica un eclesiástico que pasa por ser progresista.
Fuentes fidedignas aseguran que al primer ministro "le falta un equipo preparado". "Ahora hay muchos funcionarios jovencísimos, que no conocen bien la compleja historia de los católicos con los judíos ni a los lefebvrianos".
Los obispados alemanes y suizos han protestado y han pedido la cabeza del activo cardenal Bertone. Mientras, Attilio Nicora, presidente de APSA, una especie de ministerio de Economía, va diciendo, a quien quiera escuchar, que en la curia sobran el 40% de los puestos. Unos 2.000 jubilados buscan también una ocupación. Tal vez la institución milenaria esté frente a un cambio radical.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...