El Gobierno británico autoriza a las escuelas a prohibir el velo a sus alumnas

La nueva guía sobre los uniformes escolares alega razones de seguridad o de aprendizaje

Las escuelas británicas podrán prohibir a sus alumnas llevar velos que cubran el rostro por razones de seguridad o de aprendizaje, según la nueva guía sobre los uniformes escolares que dará a conocer en breve el Gobierno de Tony Blair. Las nuevas directrices del Ministerio de Educación no ordenan ni recomiendan a las escuelas prohibir el velo, pero señalan que podrán hacerlo si lo consideran conveniente y tras mantener consultas al respecto, según ha precisado hoy un portavoz ministerial. La Comisión de Derechos Humanos Islámicos ha mostrado su malestar al conocer la norma, que deja la decisión final sobre el velo en manos de los directores.

La medida, que divulgará próximamente el Gobierno y que hoy adelanta la prensa local, responde a la polémica suscitada por una joven de 12 años, que el mes pasado no consiguió que el Alto Tribunal de Inglaterra y Gales revirtiera la decisión de su colegio de prohibirle llevar el hiyab, el pañuelo islámico que cubre toda la cara. El Ministerio de Educación prometió que emitiría una guía sobre uniformes tras el caso de ese colegio, ubicado en el condado de Buckinghamshire, al sureste de Inglaterra, pero cuyo nombre, así como el de la alumna, no han sido divulgados por razones legales. En la actualidad, los directores están autorizados a establecer la política de su colegio sobre el uniforme escolar.

Educación considera que los colegios deberían hacer un esfuerzo para "aceptar ropas que respondan a la religión" de los alumnos, pero puntualiza la importancia de que la vestimenta no suponga "un obstáculo en la enseñanza", ya que valora la importancia de que maestros y alumnos puedan mantener contacto visual. El colegio de Buckinghamshire argumentó precisamente que el velo dificultaba la comunicación entre maestro y alumna y, por lo tanto, obstaculizaba el aprendizaje. Los maestros deben saber si el alumno muestra entusiasmo, está estresado o presta atención, pero el velo impide esta comunicación, alega la escuela.

"Un ejemplo visible de separación y diferencia"

"Si la cara de un alumno es ocultada por cualquier razón, el maestro no podría juzgar su participación en el aprendizaje o conseguir que tome parte en discusiones o actividades prácticas", señalará por su parte el Ministerio de Educación en su nueva guía, en la línea con la opinión del colegio. Asimismo el Gobierno indicará que es importante que las alumnas no lleven la cara cubierta por razones de seguridad y explica que la escuela tiene que poder identificar a los alumnos para poder mantener la seguridad y saber si hay intrusos en el centro escolar. La directora del colegio de Buckinghamshire, cuyo nombre tampoco se conoce por razones legales, dijo a la BBC que sería muy útil contar con directrices del Ministerio sobre los uniformes.

"No es correcto que las escuelas tengan que argumentar caso por caso", añadió la directora, que no se arrepiente de haber defendido la decisión de su centro ante los tribunales. "Sentimos esto como una cuestión de principio, de que no debería haber obstáculos para la comunicación entre estudiantes y maestros", resaltó. Tras el debate en Francia, donde se ha prohibido el uso del velo y de todo signo religioso en las escuelas públicas porque es un estado laico, el velo ha centrado la polémica en la política británica. El líder de la Cámara de los Comunes, Jack Straw, sugirió que las mujeres que llevan el velo pueden dificultar las relaciones entre las distintas comunidades. Straw dijo que el velo "es un ejemplo visible de separación y diferencia" y pidió a las mujeres que consideren quitárselo.

Straw es parlamentario por la circunscripción de Blackburn, en la que una cuarta parte de los ciudadanos son musulmanes. El ex ministro de Exteriores pidió a las mujeres que consideren mostrar sus bocas y nariz, lo que puede llevar a conversaciones "cara a cara" con los demás ciudadanos, para que puedan ver "lo que la otra persona quiere decir y no sólo oir lo que dice". El Consejo Musulmán en el Reino Unido cree que el Gobierno ha "estigmatizado" a la comunidad musulmana. "Lo que ha pasado, especialmente en los últimos meses ha sido la demonización de la comunidad musulmana hasta un nivel en el que ha asustado a todos y en el que toda la comunidad se siente vulnerable", declaró su presidente, Muhammad Abdul Bari.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...