El gobierno argentino se niega a conceder personalidad jurídica a las iglesias «acatólicas»

El gobierno provisional de la Argentina se ha pronunciado en contra de modificar la Ley de Cultos vigente, para reconocer personalidad jurídica a las iglesias «acatólicas», tal como ha sido pedido con insistencia desde hace años.

En la Argentina las congregaciones no católicas no tienen personalidad jurídica como iglesias, sino como asociaciones civiles en virtud de una inscripción paralela en el Registro Nacional de Cultos.
La posición del gobierno argentino fue definida por el actual director del Registro de Cultos, José Camilo Cardoso, en el transcurso de la conferencia sobre «Actualidad y perspectivas de las relaciones entre las confesiones religiosas y el Estado Argentino», que pronunció el pasado 17 de octubre en México, en el marco del «Foro Internacional sobre Libertad Religiosa» con motivo de los diez años de la ley de asociaciones religiosas mexicana.
Cardoso no había sido invitado, pero la embajada argentina pidió al gobierno mexicano que modificase el programa del Foro para dar lugar a la intervención del alto funcionario, cuyo texto fue entregado con membrete del gobierno argentino.
El conferenciante informó que «en la Argentina en la última década distintos sectores han elaborado proyectos de reforma legislativa en materia religiosa (…), pero dichas propuestas carecieron del consenso necesario».
Afirmó que «algunos alegaron que la legislación propuesta resultaría favorable a las sectas» y que «los anteproyectos merecieron las críticas públicas de algunos obispos de la Iglesia Católica, mientras que no se conocen expresiones de apoyo de altos dignatarios de la Iglesia».
Cardoso fundamentó su oposición a un Registro de Entidades Religiosas que “implique el otorgamiento de la ‘personería’ [personalidad] jurídica» a las iglesias..
Manifestó que «muchas organizaciones” no podrían cumplir con las exigencias para obtener personalidad jurídica, que la obtención de personería jurídica “no es obligatoria», y que la concesión de la personalidad jurídica “en forma automática lleva implícita la exigencia de una cantidad de requisitos a cumplir».
El enviado del gobierno argentino defendió la legislación promulgada por la última dictadura militar, tras afirmar categóricamente que «en la actualidad en la Argentina, no existen presentaciones de anteproyectos o proyectos de ley que demuestren la voluntad de reformar la legislación vigente».
Es la primera vez que un alto funcionario del actual gobierno confirma de modo rotundo el abandono de los proyectos previos y la negativa del ejecutivo de la Argentina a considerar los provenientes de las iglesias.
En su conferencia, Cardoso también formuló algunas críticas al informe que este año presentó tras su visita a la Argentina el Relator Especial sobre Libertad Religiosa de las Naciones Unidas. Omitió, sin embargo, señalar que ese funcionario alentó la modificación de la legislación actual, según el proyecto que al respecto había elaborado el Consejo Asesor de la Secretaría de Culto. Ese Consejo, con miembros de diversas confesiones religiosas, fue disuelto por el actual secretario de Culto.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...