El Gobierno ampliará las clases de religión islámica a los centros públicos de toda España desde enero 2005

El Gobierno financiará la contratación de profesores de Religión islámica en los centros públicos de enseñanza del Estado español a partir del próximo mes de enero, después del principio de acuerdo al que llegaron las Comunidades Islámicas de España (CIE) y el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, tras su reunión del 30 de junio.
 

 Este aspecto fue confirmado a ABC por la directora general de Asuntos Religiosos, Mercedes Rico Carabias, quien apuntó que «muy probablemente habrá profesores de Religión islámica en los centros públicos desde comienzos de año», lo que implicaría «realizar la aportación necesaria» para el pago del salario de estos docentes, que serían elegidos por las entidades musulmanas.

 

   La rapidez de dicha decisión viene motivada, a juicio de la responsable de Asuntos Religiosos, en que «el sistema de designación ya existe, y funciona con los evangélicos -que cuentan con un centenar de profesores de Religión protestante en nuestro país- y con los propios musulmanes, pero únicamente en Ceuta y Melilla». «Si no comenzamos en septiembre es porque no llegamos a tiempo para presentar el listado de profesores al Ministerio de Educación», indicó el secretario general de la Unión de Comunidades Islámicas de España (Ucide), Riay Tatary, quien aseguró que «para el primer trimestre de 2005 nos han dicho que todo estará arreglado». Ni Rico Carabias ni Tatary pudieron precisar el número de profesores que será necesario, aunque diversas fuentes apuntan a que será algo mayor que el de las entidades protestantes: alrededor de uncentenar.

Judíos, musulmanes y evangélicos
   La financiación educativa de la religión musulmana es uno de los principios de acuerdo a los que se ha llegado tras la primera toma de contacto mantenida por el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, con representantes de las confesiones consideradas «de notorio arraigo»: judíos, musulmanes y evangélicos.  Tanto Moncloa como las confesiones minoritarias hicieron un balance «muy positivo» de estos contactos que, según Rico Carabias, «significan la voluntad de avanzar para dar efectividad a la no confesionalidad del Estado, así como al cumplimiento de los Acuerdos de Cooperación con las confesiones religiosas existentes en España». La principal interlocutora entre el Estado y las entidades religiosas en España asegura que «a partir de septiembre trataremos de hacer que funcionen estos Acuerdos en algunos asuntos que consideramos urgentes, como la atención religiosa en hospitales o centros penitenciarios y los asuntos educativos». A medio plazo, la Dirección General de Asuntos Religiosos «desarrollará las otras materias», como la financiación de las actividades de las confesiones minoritarias y su presencia en medios de comunicación públicos.

   Para Riay Tatary, «hay una voluntad expresa por cumplir los Acuerdos de 1992», sobre todo en lo referente a la financiación de las actividades de musulmanes, judíos y evangélicos, la cuestión educativa y la asistencia religiosa en hospitales, centros penitenciarios y las Fuerzas Armadas, principales reivindicaciones del colectivo musulmán «desde hace doce años».

   Por su parte, Mariano Blázquez, secretario ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Ferede), apunta que «se ha tratado de una ronda muy positiva, que revela un talante muy abierto y el intento por cumplir los Acuerdos y alcanzar, poco a poco, la tan ansiada neutralidad del Estado en materia religiosa».

Al menos un profesor por cada diez alumnos
Las condiciones de contratación de los profesores de Religión islámica están reguladas por el «Convenio sobre designación y régimen económico de las personas encargadas de la enseñanza religiosa islámica, en los centros docentes públicos de Educación Primaria y Secundaria», suscrito el 12 de marzo de 1996, y publicado en el Boletín Oficial del Estado el 3 de mayo de dicho año. La cláusula tercera del citado convenio establece que «antes del comienzo de cada curso escolar, la Comisión Islámica de España (CIE) comunicará a las Administraciones educativas competentes las personas que considere idóneas en el ámbito correspondiente para impartir la enseñanza religiosa islámica, en los diferentes niveles educativos». Dichos docentes «serán retribuidos directamente por la Administración educativa correspondiente», según la cláusula quinta del convenio. El importe económico «tendrá el mismo valor que la retribución real, por hora de clase, de cualquier materia impartida por un profesor interino del mismo nivel». En su cláusula octava, el acuerdo habla del número de alumnos que será necesario para contar con un profesor de Religión islámica: «Los alumnos y alumnas del mismo nivel educativo que, en un mismo centro, soliciten la enseñanza religiosa islámica, serán agrupados para recibir esta enseñanza». En el caso de que «el grupo formado sea inferior a diez, se agruparán los alumnos y alumnas de diferentes niveles educativos de una misma etapa que, en un mismo centro, hubiesen solicitado recibir la enseñanza religiosa islámica». Siguiendo esta normativa, la CIE ha elaborado un informe sobre el número de docentes que será necesario a nivel estatal. Aunque el citado informe no ha sido todavía entregado a la Dirección de Asuntos Religiosos, fuentes consultadas hablan de una cifra «no inferior al centenar de profesores, al menos para empezar». A medio plazo, las comunidades musulmanas buscan llegar a 300 docentes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...