El futuro del Valle de los Caídos se decidirá después del 20-N

La comisión de expertos que ha de decidir sobre los restos de Franco pide al Gobierno una prórroga porque no le ha dado tiempo a tomar una decisión en el plazo marcado por el Ejecutivo

La Comisión de expertos nombrada por el Gobierno para decidir el futuro del Valle de los Caídos no tendrá listo su informe sobre el futuro del Valle de los Caídos hasta después de las elecciones. El grupo debía concluir su dictamen este mes, pero ha pedido una prórroga por dos motivos. El primero, que no les ha dado tiempo a alcanzar un consenso sobre cuál sería la mejor manera de convertir el monumento que Franco ideó para inmortalizar su victoria en un lugar de reconciliación, una especie de museo de la memoria. Y el segundo, que la comisión de expertos no quiere que su decisión se convierta en un arma arrojadiza en plena campaña electoral. 

Desde que el  Consejo de Ministros aprobó el pasado mayo la creación de esta comisión para reinventar el monumento, los expertos han estado consultando toda la información disponible desde el punto de vista legal, histórico y cultural, y debatiendo las posibilidades sobre los puntos a resolver según el real decreto por el que se creó la comisión: si es conveniente o no exhumar los restos de Franco y cómo; si es necesario modificar el papel de los benedictinos; si es posible atender las peticiones de los republicanos allí enterrados sin permiso de sus familiares – los forenses que envió el Gobierno concluyeron que no, según adelantó este diario– o qué diseños escultóricos y arquitectónicos podrían convertir el Valle de los Caídos en un lugar que dignifique "la memoria de las víctimas de la Guerra Civil y la represión posterior que allí yacen". Desde mayo hasta hoy, los expertos no han llegado a ninguna conclusión ni han elaborado todavía ningún escrito. Tampoco han votado siquiera ninguna propuesta, por lo que finalmente, han decidido pedir al Gobierno una prórroga en el plazo previsto -debían entregar su informe final este mes- hasta después de las elecciones.

El ministro de la presidencia, Ramón Jáuregui, marcó en la primera reunión de la comisión dos líneas rojas: la permanencia de la gran cruz, de 150 metros, que preside el monumento, y de los monjes benedictinos. Cuando el Gobierno aprobó la creación de esta comisión de expertos, no estaba previsto el adelanto electoral al 20 de noviembre. Con el adelanto se esfumaron todas las posibilidades de que el actual Ejecutivo cumpliera el dictamen de la comisión de expertos sobre el Valle de los Caídos.

La comisión, de 12 miembros, está presidida por Virgilio Zapatero, ministro de Relaciones con las Cortes con Felipe González, catedrático de filosofía del derecho y actualmente vicepresidente de Caja Madrid y Pedro José González-Trevijano, rector de la Universidad Rey Juan Carlos, catedrático de Derecho Constitucional y vocal de la Junta Electoral Central. Entre los expertos hay historiadores, como Ricard Vinyes, filósofos, como Amelia Valcárcel y Reyes Maté, juristas como Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y un monje benedictino, Hilari Raguer. 

El Gobierno aclaró en su día que si la comisión decidía que la única forma de convertir el Valle de los Caídos en un monumento democrático era exhumar los restos de Franco, lo llevaría a cabo independientemente de que la familia del dictador se opusiera.El lugar más propicio para reubicar los restos, según admitían a este periódico el pasado junio algunos de los expertos de la comisión, era el cementerio de Mingorrubio, a las afueras de El Pardo, donde está enterrada su mujer, Carmen Polo. La decisión quedará ahora, en cualquier caso, en manos del próximo Ejecutivo. Jáuregui confía en que "ningún Gobierno pueda meter en un cajón" el informe de estos expertos "con autoridad científica y pluralidad ideológica".


Historiadores y juristas estudian cómo convertir el monumento en un lugar de reconciliación

El Plural, 10-10-2011

La comisión de historiadores y juristas impulsada por el Gobierno para estudiar el futuro del Valle de los Caídos propone la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco y su entierro junto a la tumba de su mujer en el madrileño cementerio de El Pardo. Al parecer, la familia estaría de acuerdo.

Lo expertos pretenden que el mausoleo, construido por presos republicanos y donde descansan los restos de 22.000 asesinados por el franquismo, se convierta en un monumento que invite a la reconciliación, según informa El Periódico de Catalunya.

Reubicar los restos de José Antonio Primo de Rivera
La comisión, que empezó con sus trabajos en mayo, no plantea, sin embargo, retirar la tumba del fundador de Falange Española José Antonio Primo de Rivera, considerado un caído al haber sido ejecutado durante la Guerra Civil por el Gobierno republicano. Los expertos sí sugieren reubicar sus restos para que no estén en una zona privilegiada.

Una comisión elegida por el Gobierno
Un total de 12 especialistas trabaja desde el 30 de mayo pasado, tras ser elegidos por el Gobierno a propuesta de los grupos parlamentarios.

La Ley de la Memoria Histórica
El grupo de expertos integra varias subcomisiones: una jurídica, otra para decidir el futuro de la simbología franquista, otra que ha estudiado el estado de los 33.833 osarios de víctimas de los dos bandos, y la última, que se encarga de estudiar cómo convertir el monumento en un museo que honre la memoria de las víctimas de la Guerra Civil y la represión franquista, para dar cumplimiento a la Ley de la Memoria Histórica.

Sortear la campaña electoral
Los expertos han concluido ya sus informes, pero no es probable que hagan públicas sus propuestas definitivas este mes, como estaba previsto, ya que quieren evitar que puedan convertirse en motivo de polémica durante la campaña electoral.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...