«El futuro de la humanidad no se puede escribir contra el Islam» Tamayo

A propósito del libro «Islam: cultura, religión y política»

"He escrito el libro porque el futuro de la humanidad no se puede escribir contra el Islam, ni sobre él, sino a través del diálogo. Tenemos que ser capaces de pasar de los 'mono' a los 'pluri' si queremos un futuro en paz". De esta manera justificaba Juan José Tamayo la escritura y publicación de "Islam: cultura, religión y política", un libro que lleva un año en las librerías y que ha recibido bastantes elogios, entre ellos, ganar el Gran Premio del Presidente de la República de Túnez para los estudios islámicos.

El premio se concede para reconocer las aportaciones que hagan consolidar la imagen de tolerancia del Islam, y que haga hincapié en que es una religión no basada en el odio, sino en la colaboración, amor por el prójimo, solidaridad y buena gente. Según todos los intervinientes, el libro escrito por Tamayo cumple todos estos requisitos.

Aunque la obra del filósofo y teólogo español se publicó hace un año, ayer se presentaba en Guadalajara. Y no importó la tardanza, puesto que se contaba con la presencia del embajador de Túnez en España, Mahamed Ridha Kechrid; el escritor tunecino, Mahamed Abdelkefi; y el Ministro Plenipotenciario de la Embajada de Túnez en España, Mahamed Alí Nafti que, si bien no intervino, sí que recibió el elogio de Tamayo que admitía que, sin él y su colaboración, no habría sido posible el libro.

"Diría que él creyó en el libro y en mí desde el principio, si no fuera porque un creyente sólo puede creer en Dios. Lo que es cierto es que Nafti ha sido el gran defensor de este libro y tengo que agradecérselo" manifestaba Tamayo, que tuvo cálidas palabras para todos los intervinientes.

De Abdelkefi decía que había tenido una intervención brillante, llena de sugerencias e ideas. El escritor tunecino se extendió bastante en su alocución, que estuvo repleta de refranes árabes, precisamente, empezó con uno: "Un loco es aquel que va al mercado sin dinero, yo he venido aquí sin nada nuevo que aportar, porque Tamayo ya ha aportado mucho" expresaba. Del Islam dijo que "es vida y religión, porque el Corán trata de la vida en sociedad, de la relación entre los hombres".

De la obra de Tamayo afirmó que es un buen libro para no "odiar" el Islam. "Este libro permite conocer el Islam. Como lo que se desconoce, se odia, este libro que ayuda a conocer el Islam, ayuda a amarlo, también" argumentaba.  

También tuvo palabras de aprecio Tamayo para el embajador tunecino en España. Destacó que siempre le ha acogido de "forma entrañable y hospitalaria" y que ha conseguido que en la Embajada de Túnez en Madrid haya un ambiente de "calidez humana" que ha conseguido que considere este espacio como uno de sus lugares preferidos.

Por su parte, el embajador destacó los motivos que les indujeron a conceder el premio a Tamayo. "El premio se da por contribuir a la difusión de la imagen enriquecedora del Islam como religión y civilización que une la tolerancia, la convivencia pacífica y la cohabitación pacífica" explicaba.

No se olvidó Tamayo de agradecer a Juan Garrido, presidente de Fundación Siglo Futuro, organizadora del evento, el hecho de que, en la última década, haya contado con él para actos importantes y consideró que la Fundación es un referente en la cultura de Guadalajara porque organiza actos "diversos, plurales y creativos".

En cuanto al presentador del libro, el catedrático de la Universidad de Granada y poeta, Luís García Montero, Tamayo le devolvió el halago que, previamente, le había dedicado Montero que dijo que era un hombre "de buena voluntad", a lo que el filósofo correspondía con "es un poeta de una gran calidad humana y una extraordinaria buena voluntad".

Contenido del libro

Y es que la buena voluntad es uno de los aspectos del libro que más destacó García Montero. "Es un libro magnífico para comprender la realidad en la que vivimos. Es útil, riguroso y está escrito por un hombre riguroso y de buena voluntad, lo que se refleja en el libro" aseguraba.

Lo más interesante de esta obra, en opinión de García Montero, es que el libro hace un recorrido por la Historia del Islam, poniendo "las cosas en su sitio" y tratando de analizar "los tópicos que siempre se han tenido sobre esta religión" para ir desmontándolos y dando una imagen más próxima a lo que la religión de Mahoma es.

El libro se detiene en la época en que los musulmanes habitaban en España y destaca la relevancia de muchos personajes de la cultura, como Averroes, que ayudaron a Occidente a conocer a los filósofos griegos y tuvieron grandes aportaciones, tanto a la cultura, como a la Medicina, la filosofía o las matemáticas.

Para Montero, la impresión que causa el volumen es que existe una preocupación por los Derechos Humanos y la dignidad del hombre y que se puede conseguir a través de la libertad y la justicia. Lo recomendó tanto a creyentes cristianos ("que verán con envidia la fertilidad espiritual del Islam de la que, últimamente, carece por ejemplo el catolicismo" aseveraba) como a no creyentes ("porque aprenderán a situar el problema del Islam en el contexto actual y distinguir entre la pureza de principios y la realidad" apuntaba).

¿Por qué este libro?

Una vez que se enumeró el contenido del libro, Tamayo tomó la palabra para exponer el porqué. Según recordaba, la idea le vino hace 8 años, con las manifestaciones en contra de la guerra de Irak. Entonces, se formó una asociación para el diálogo inter-religiones, donde el filósofo, de tradición católica, conoció a muchas personas de otras religiones, no sólo las tres grandes monoteístas, sino también otras más minoritarias. Allí, pretendían analizar qué puede hacer la religión por la paz.

"La respuesta evidente es rezar, pero dado que hay personas, creyentes, que en esos momentos estaban rezando, pero por la guerra, pensé que ambos se anularían y que habría que hacer algo más. Por eso, me sumé a las manifestaciones y, por eso, comencé a escribir el libro" explicaba el autor.

Reconocía que éste ha sido el volumen que más tiempo le ha ocupado, ya que, cualquiera de sus otros 52 libros están acabado en un plazo máximo de 9 meses, mientras que éste ha tardado 7 años. Se hacía a sí mismo la pregunta: "¿Por qué un teólogo de la Teología de la Liberación, cristiano, con raíces católicas, escribe sobre el Islam?". A lo que respondía que su intención era mostrar "otra imagen del Islam". Eso sí, aclaró que no está en su pensamiento "la intención de convertirme al Islam. No me voy a convertir" reiteraba.

Destacaba Tamayo que lo que él ha querido hacer es poner de relieve la importancia del diálogo entre las tres grandes religiones monoteístas. Recordó que, a lo largo de los siglos, ha habido más épocas de "armisticio" que de "guerra" y que el diálogo es importante para conseguir un futuro de paz.

"Los monoteísmos no son dogmáticos, sino éticos. Ésa es la clave para entender el libro: que el conocimiento de Dios lleva a la práctica de la justicia y, con justicia y libertad, se puede lograr la paz y la evolución social, porque la justicia siempre se fija y favorece a los sectores más desfavorecidos de la sociedad" mantenía el escritor.

Acababa declarando lo que, en su opinión, aporta el Islam hoy en día. "El Islam tiene un planteamiento de la economía en choque con el neoliberalismo, es decir, plantea una ética liberadora frente a la teoría del neoliberalismo, que podría conseguir que se acabase con ello, que estamos viendo los problemas que conlleva" concluía.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...