Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El fundador de Ayuda a la Iglesia Necesitada, en proceso de beatificación, intentó violar a una colaboradora y el Vaticano tapó el escándalo

En 2010, Roma frenó el proceso de Werenfried van Straaten, y ordenó secreto pontificio a las investigaciones.

Fue uno de los grandes gestores de la solidaridad de la Iglesia católica en el mundo. Werenfried van Straaten, más conocido como el ‘padre Tocino’, fue el fundador de Ayuda a la Iglesia Necesitada, institución que se ha convertido en la gran garante de los cristianos perseguidos en el mundo. Ahora, una investigación revela una dura acusación contra el religioso premonstratense, fallecido en 2003 y cuyo proceso de beatificación ha sido frenado por el Vaticano. Se trata de un intento de violación.

Según el suplemento del Zeit “Christ & Welt” (C&W), una visita apostólica a las obras de Werenfried en 2009 reveló “violaciones en cuatro áreas de la enseñanza moral y y social católica”, tal y como explicó, el visitador y obispo auxiliar de Paderborn, Manfred Grothe, en una carta al entonces prefecto de la Congregación para el Clero. Esto surge de una carta del obispo auxiliar al entonces prefecto de la Congregación para el Clero, el cardenal Mauro Piacenza. “Es un intento de violación sexual, excesos en el estilo de vida, déficits considerables en la gestión de personal y susceptibilidad a las ideas fascistas”, relató Grothe al máximo responsable del clero católico.

La víctima de Werenfried (una trabajadora de AIN) denunció el intento de violación, que se produjo en 1973, ante la institución, en 2009. La mujer quería permanecer en el anonimato, y evitar, con su testimonio, que su supuesto violador subiera a los altares. De hecho, Piacenza aseguró que Roma no daría el consentimiento a la beatificación del religioso, pero ordenó el secreto, y sólo se permitió informar a los directivos de la organización. “Se debe evitar transmitir una imagen errónea del instituto por los actos de su fundador”, señaló el cardenal.

Indemnización y silencio

Según la publicación, Ayuda a la Iglesia Necesitada estaba al tanto del proceso, y de hecho se creyó a la víctima, que fue indemnizada con 16.000 euros “en reconocimiento de su sufrimiento”. Respecto al resto de acusaciones contra Werenfried, la organización las admite y las califica como “muy graves”. Sin embargo, justifican que no se publicara nada “para evitar daños a la reputación de la institución” y su trabajo en todo el mundo. 

El holandés Werenfried van Straaten, nacido en 1913, conocido como ‘padre Tocino’, fue conocido por su campaña, tras la segunda Guerra Mundial, por la reconciliación en Alemania. Fundó en 1948 Ayuda a la Iglesia Necesitada, que fue reconocida en 1984 asociación papal. En 2011 pasó a ser Fundación Pontificia, siendo presidida desde entonces por el cardenal Piacenza.

Total
4
Shares
Artículos relacionados
Total
4
Share