El frutero y las manzanas

Se dice que en un frutero, una manzana podrida contamina a todas las otras. ¿Pero qué ocurre cuando todas las manzanas están podridas? ¿Hay que tirar también el frutero? No se trata de un acertijo, ni de una pregunta filosófica, y menos de un cálculo de matemáticas, sino de la realidad de un pueblo. Donde vayas, las noticias de prensa que leas testifican que lo podrido envuelve y asfixia a la ciudadanía. Esta es la realidad, a la que el Divino Pastor Rajoy ha llevado a su rebaño. Y que, ni la misma agua bendita con detergentes llega a atenuar el olor a tantas inmundicias.

¿Tendremos que recurrir a máscaras de gas como en las guerras químicas? Pero las manzanas podridas no necesitan máscaras, recibieron vacunas ideológicas y religiosas para soportar con dignidad los olores que ellos mismos producen, – escándalos, corrupción, violencias-, y adema les permiten vivir en paz con sus conciencias.

¿A dónde va el futuro de un pueblo, enfermo y víctima de su sistema político? El futuro solo es el amortizar la deudas, con recortes al pueblo, aunque él no sea el responsable de la deuda? ¿A quién los ciudadanos pueden pedir cuentas, ya que es el pueblo soberano como lo afirma la Constitución de un país democrático? Cuando todo está organizado por el sistema político para que sean los mismos responsables de las deudas los que respondan a los ciudadanos, si estos piensan que es necesario y si les conviene hacerlo. Pues los intereses de Estado están siempre por encima del de los ciudadanos. Y por encima de los intereses de Estado están los de los políticos y sus aliados.

Al pueblo se le miente, se le prometen maravillas, se les cuenta cuentos de hadas y de príncipes para anestesiarlos y así conseguir sus votos. A las mujeres se les promete el cielo si no abortan por extremistas católicos de todo pelo. Y, para defender el espíritu del cristianismo español, jerarcas de primer grado como se encuentran en Madrid, en Alcalá de Henares, Málaga…y tantos otros lugares, en los que personajes desbordados de fe, en un lenguaje de las más tradicional de caridad de la iglesia nacional, anuncian condenaciones divinas, pronuncian insultos degradantes hacia criaturas que por ser como Dios les creo, son malvadas a sus ojos. Y al parecer, como todo esto es insuficiente, se crear agrupaciones bien financiadas, y mejor secretas para que sean más eficientes, que al grito de Cristo Rey, otro al que han hecho monárquico, envían a sus tropas de jóvenes adoctrinados, soldados, cruzados, legionarios y toda la jerarquía militar católica dispuesta a derramar sangre. (¿La de ellos o la de los otros?). Con una obediencia a toda prueba y una fidelidad y obediencia ciega a sus superiores que siempre estarán en la retaguardia los envían a combatir y limpiar la sociedad de todo aquello que no les place, para que el mundo limpio de impíos resplandezca como una patena.

El obispo de Alcalá con una bandera franquista en el altar. Foto de archivo.

Archivos de imagen relacionados

  • Reig obispo alcala misa bandera
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...