El Follonero le da un primer aviso a la iglesia

Jordi ?vole regresa con su show Salvados, dedicado a la jeraquía eclesiástica

Las grandes ideas no surgen por casualidad. Los grandes programas, tampoco. Han pasado muchos años desde que Jordi Évole comenzara a hacer sus apariciones como el Follonero en Un altra cosa, el show de TV3 que terminaría siendo el Buenafuente actual.

Este Follonero es un personaje que se ha ido cocinando poco a poco, pero que ha terminado resultando un plato exquisito, y su Salvados lo demuestra. El éxito de los especiales de campaña electoralle abrieron de par en par la puerta para un programa propio: al día siguiente de emitirse el segundo de los programas, ya estaba preparando este Salvados por la Iglesia que estrena mañana.

Humor y susceptibilidad

¿Un programa de humor sobre las interioridades de la Iglesia? Después de ver el programa, se despejan las dudas: no hay razones para alarmarse ni escandalizarse y si alguien lo hace es porque tiene muchas ganas de rasgarse las vestiduras. Hay que ver el productofinal para ver que el tratamiento que se hace de las situaciones y los personajes que aparecen en el show no puede ser más delicado.

El programa está hecho con la voluntad expresa de no ofender, cuenta Évole, soy partidario de la gente se exprese, cuente su película. A pesar de la sensibilidad que demuestra la Iglesia todavía impresiona, el show es alocadamente divertido, con situaciones inverosímiles, como cuando sueltan un globo con un anillo de compromiso atado dentro de la Catedral de Barcelona. El encargado de seguridad se sirve de un rifle para recuperar el anillo: Creo que no se veían escopetas en las iglesias desde el 36, bromea Évole. Y, por supuesto, asistimos a la película completa de cómo se le hizo llegar al Papa la guitarra del Chikilicuatre. Un reto que, como cuenta el humorista, se les ocurrió después de verle fotografiado con un tricornio de la Guardia Civil. Queríamos sabercuánto cuesta obtener una imagen como esa.

La segunda parte será más crítica con la institución, especialmente con el Opus Dei. Luego, el Follonero pondrásu objetivo en el fútbol, los toros y la televisión. Ha llegado el show que hacía falta.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...