El exdictador argentino Videla, a juicio por el crimen de obispo Angelelli

Un juez de Argentina dispuso hoy la elevación a juicio oral de una causa en la que está imputado el expresidente de facto Jorge Videla por el crimen del obispo Enrique Angelelli, asesinado durante la última dictadura (1976-1983), informaron fuentes judiciales.

El juez federal de la norteña provincia argentina de La Rioja, Daniel Herrera Piedrabuena, clausuró la instrucción de la causa por el asesinato de Angelelli y la tentativa de homicidio calificado en perjuicio de Arturo Aído Pinto, colaborador del prelado, refirió el Centro de Información Judicial.

Además de Videla, están procesados en este caso el exgeneral Luciano Benjamín Menéndez, el exvicecomodoro Luis Fernando Estrella y el excomisario Juan Carlos Romero.

En esta causa también estaba procesado el exministro del Interior Albano Eduardo Harguindeguy, quien murió el pasado 29 de octubre.

Angelelli, que formó parte de un grupo de obispos que denunció las violaciones de derechos humanos cometidas en la dictadura, murió en extrañas circunstancias en 1976 al volcar la camioneta que conducía por una carretera de La Rioja, 1.150 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

En el momento de su muerte, el obispo, que tenía 53 años, llevaba consigo un informe con las pesquisas que había realizado sobre el asesinato de dos sacerdotes y un laico a manos de militares.

En 2006, la Justicia reabrió la investigación de la muerte del obispo para individualizar a los responsables del crimen.

Además de Angelelli, durante la denominada "guerra sucia" 19 sacerdotes desaparecieron o fueron asesinados, otros 11 fueron secuestrados, torturados y liberados, y 22 más fueron detenidos por persecución política, según organizaciones humanitarias.

Entre las 30.000 víctimas de la dictadura también hubo 11 seminaristas y cuatro religiosos, entre estos últimos las monjas francesas Leonie Duquet y Alice Domon.

Videla, de 86 años y el primero de los cuatro presidentes de la dictadura, fue condenado en 2010 a prisión perpetua por un tribunal de Córdoba (centro del país) por el fusilamiento de una treintena de presos políticos en 1976.

Además, en julio pasado fue sentenciado a 50 años de cárcel por el robo sistemático de bebés durante la última dictadura.

En junio pasado fue trasladado desde el Instituto Penal Federal de la guarnición federal de Campo de Mayo, en la periferia de la capital argentina, a una cárcel común en la localidad bonaerense de Marcos Paz.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...