El ex obispo derrochador de Limburgo, destinado al Vaticano

Tebartz-van Elst fue suspendido en marzo de 2014 ahora pasa a ser Delegado del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización.

El obispo alemán Franz-Peter Tebartz-van Elst, destituido hace nueve meses por el papa Francisco debido a su estilo autocrático y una fuerte propensión al lujo, tiene ahora un puesto en el Vaticano.

El prelado que construyó una millonaria residencia episcopal en la ciudad de Limburgo, en el sur del país, asumió en diciembre el cargo de delegado en el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización.

Tebartz, de 55 años, fue suspendido en marzo de 2014 como colofón a un escándalo mayúsculo por la explosión de los costos de la nueva residencia episcopal que lo enfrentó a sacerdotes y feligreses.

El costo inicial estaba previsto en 2.5 millones de euros, pero fue subiendo hasta más de 31 millones de euros. El consejo de administración del episcopado acusó al obispo de efectuar costosos pedidos especiales, como una bañera de 15 mil euros.

El Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización pertenece a la administración del Vaticano y tiene por misión la propagación del evangelio en países de tradición católica en los que desaparece paulatinamente el apoyo a la Iglesia. El órgano fue creado por el papa Benedicto XVI en 2010.

Al parecer, el nombramiento también ha sido motivo de polémica en el Vaticano. El diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung sostuvo días atrás que Francisco no veía la designación con buenos ojos. El Vaticano no se ha pronunciado oficialmente al respecto

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...