El Estado laico peruano: ¿existe?

A propósito del ceremonial del tedeum y los mensajes subyacentes de Monseñor Juan Luis Cipriani.

El cántico del Te Deum (“A Ti, Dios” en latín) es eso: un himno de la Iglesia Católica Romana, que forma parte de un ceremonial que data de las épocas del 'protocristianismo' y que fue tomado, siglos después, por reyes medievales y renacentistas, para dar gracias por el dominio (absolutista por supuesto) ejercido sobre el pueblo.

AÑO 387 DC

La leyenda cuenta que cuando San Agustín de Hipona (354-430 DC) –irreverente y concupiscente romano nacido en África del Norte y doctor de la Iglesia después- mutó su conducta hacia la de un fiel y casto cristiano, recibió el bautismo en manos de San Ambrosio de Milán, de inmediato éste comenzó a cantar el himno del Te Deum, respondiendo San Agustín las estrofas inconclusas.

Lo cierto es que el canto fue compuesto por Aniceto de Remesiana, un religioso griego, en el siglo V.

EN LA POLÍTICA

Justamente, las impúberes naciones latinoamericanas –después de las Guerras de la Independencia en el siglo XIX- tomaron la añeja doctrina para dar forma y aval a los nuevos Gobiernos, sin separar el papel de la política respecto a la sistemática respuesta de la Iglesia a cuestiones de Estado.

Citado como ‘tedeum’ cuando no se trata del cántico sino de la ceremonia, en las recientes repúblicas independientes, este coro, a través de una Misa, era una manera que tenían los libertadores de América de vender al pueblo el cambio de una monarquía absoluta –que estaba bajo la advocación de Dios- hacia un sistema constitucional. Una transición del antiguo régimen hacia uno nuevo, un canje que no sea traumático para los pueblos recientemente liberados y acostumbrados al Rey de las Españas, sólo eso. 

"En nuestro país, al día siguiente de que el general José de San Martín proclamara el 28 de julio de 1821, en una ceremonia pública, la independencia del Perú, acudió a la Basílica Catedral de Lima para dar gracias a Dios con el canto del tedeum y la celebración de una misa", nos cuenta el portal Fe y Tradición.

Actualmente, el Cardenal de Lima Juan Luis Cipriani usa la Misa del tedeum como plataforma para sus requerimientos políticos. Vía la Homilía, en cada tedeum que le ha tocado oficiar, Cipriani no dejó de comunicar lo dispuesto por su prelatura desde lo político.

El tedeum de hoy no fue la excepción. Veamos algunos pasajes de los 'cañones' del purpurado:

"La llamada ideología de género quiere imponer su particular concepción antropológica", dice el Arzobispo de Lima. Se especula, cómo no, a propósito de la Unión Civil y al aborto terapéutico.

"Hay personas que a título de suprimir la discriminación, pretenden obligar a los cristianos a que actúen en contra de sus consciencias", nuevamente señala Cipriani con referencia a los derechos de las minorías locales.

“La religión al estar organizada se ha de reconocer como presencia comunitaria pública", explica el superior de la Iglesia Católica Romana peruana. En esa línea y siguiendo su sesgo conservador, el prelado en errático mensaje, apunta a su 'injerencia' en el quehacer civil.

LA IGLESIA, EL HIMNO Y LA TROPA

Para quienes no se sorprenden o quienes no caen en cuenta que el Estado peruano no es laico,  basta ver que en cada oficina oficial no falta un crucifijo junto a la foto del Presidente de la República o una ermita a Santa Rosa de Lima en cuanta comisaría haya. Vemos cómo –después de la Misa del tedeum- de inmediato se canta el himno nacional y el Presidente y esposa, ambos creyentes y "de familia tradicional católica", pasan revista a las tropas apostadas frente al atrio de la Catedral de Lima. 

¿El Perú, Estado laico?.

Monseñor Cirpiani Perú 2014

Archivos de imagen relacionados

  • Monseñor Cirpiani Perú 2014
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...