El Estado Laico, garantía convivencia

Petición a los diputados mexicanos en favor de un Estado laico.

En los últimos días se han escuchado voces de grupos ligados a movimientos progresistas buscando la discusión real de temas controversiales como son, el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, los matrimonios entre personas del mismo sexo, la eutanasia, el Estado laico, entre otros tantos.

Dentro de la agenda progresista, un tema que sin duda no debiera causar controversias al interior de los partidos es sin duda el del Estado Laico, sin importar el color e incluso dentro de los grupos conservadores.

Esto es porque deben conocer la diferencia etimológica entre laicismo y ateísmo, para después entender el significado de Estado laico y la diferencia con un Estado confesional. De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española, laico significa que no tiene órdenes clericales y ateo significa que niega la existencia de Dios.

El Estado Laico es aquél que es independiente de cualquier organización o confesión religiosa, mientras que el Estado confesional responde a una confesión religiosa o presenta políticas públicas de acuerdo a las indicaciones de un orden religioso.

La importancia de ratificar en la Carta Magna que México es una República Laica es para garantizar que ninguna persona trate de imponer sus creencias religiosas a los demás, y mucho menos creencias que intenten estar por encima de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Así se evita la intolerancia que se ha dado en algunos países en distintos momentos de la historia.

Los hechos históricos son distintos pero mencionaré tres para recordar lo que puede suceder en un Estado No Laico e intolerante. Después de la caída del Shah Mohammad Reza Pahlavi de Irán se obligó a todas las mujeres a cambiar de vestimenta incluyendo el cubrir sus rostros con burkas. En la Alemania Nazi los judíos fueron asesinados por tener creencias religiosas distintas. En México tuvimos la guerra cristera de 1926 a 1929 alentada por la iglesia católica en aras de no perder sus beneficios y prebendas.

Es importante mantener la laicidad del Estado para que evitar que cualquier confesión pretenda establecer directrices por encima del estado de derecho, el cual debe garantizar que cada individuo pueda profesar la religión que desee.

Por esta razón es de suma importancia que los Diputados Federales de la Comisión de Puntos Constitucionales, a saber: del PRD Juventino Víctor Castro Castro, Feliciano Rosendo Marín Díaz; Nazario Norberto; María Dina Herrera Soto y José Luis Jaime Correa; del PRI Heriberto Ambrosio Cipriano; Reginaldo Rivera de la Torre; Francisco Saracho Navarro; Jose Oscar Aguilar Gonzales; Fermín Gerardo Alvarado Arroyo; Víctor Humberto Benitez Treviño, Emilio Chuayffet Chemor; Fernando Ferreyra Olivares; Diva Hadamira Gastelum Bajo; Luz Carolina Gudiño Corro; José Ricardo López Pescador, Miguel Ernesto Pompa Corrella; Guadalupe Pérez Domínguez y Rolando Rodrigo Zapata; por el PAN Gustavo González Hernández; Carlos Alberto Pérez Cuevas; Justino Eugenio Arriaga Rojas; Víctor Alejandro Balderas Vaquera; Mario Alberto Becerra Pocoroba, Roberto Gil Zuarth, Sonia Díaz Mendoza, Camilo Ramírez Puente; Agustín Torres Ibarrolla; del PVEM, Guillermo Cueva Sada y del PT, Jaime Fernando Cárdenas Gracia, comprendan la importancia de realizar una Reforma Constitucional a los artículos 40, 115 y 130 para que se inscriba y defina a México como una República Laica, y del cuidadoso seguimiento que los ciudadanos daremos a este trascendental tema.

Tomando en cuenta este último punto hago referencia a la carta que estará enviando el grupo plural llamado República Laica a los Diputados miembros de esta comisión:

“C.C. DIPUTADOS DE LA LXI LEGISLATURA FEDERAL.

P R E S E N T E

Señores Diputados:

Hacemos un respetuoso, pero firme llamado a la responsabilidad que hoy tienen con el futuro de la nación sobre un tema que consideramos estratégico para la paz, la democracia y el progreso del país.

La evolución del liberalismo mexicano permitió que con el paso de los años, se construyese un proyecto esencial para la convivencia nacional y para su ordenamiento jurídico y político, en consonancia con lo ocurrido en otras democracias occidentales.

A partir de 1857 nuestra Soberanía Popular fincó las bases constituyentes de la laicidad del Estado Mexicano, en la que se precisaron aquellos principios e ideales que sentaron un precedente para que muchos pueblos del mundo buscaran separar los poderes del Estado de la actividad de las iglesias.

Con la promulgación de la Constitución de 1857 y las Leyes de Reforma, México se consolidó como un estado moderno, e imprimió en su modelo de República la característica fundamental de la LAICIDAD.

La laicidad posee, en el patrimonio cultural y político de nuestro país, una dimensión fundamental que debemos defender y fortalecer. En lo social nos ha permitido vivir en paz y con respeto a las diversas religiones, ideologías y filosofías, que han podido expresarse y convivir libremente.

El estado de derecho existe sólo si asegura, a través del cumplimento de la ley, el goce de las libertades y el respeto a los derechos de todos, en un marco claro de división de atribuciones y funciones entre el Estado y las iglesias. La laicidad es básica para la convivencia, la tolerancia y la coexistencia armoniosa de los individuos en la sociedad.

Logros tan importantes como la institución del Registro Civil, de la Educación Pública Laica y de la investigación científica entre otros, son el fruto vivo y actual de los continuos esfuerzos de incontables mexicanos, que hoy nos permiten avanzar hacia un mejor futuro con paso cierto y firme.

No obstante, aún hay expresiones que no cazan estrictamente con estos propósitos. Por eso se considera necesario ratificar en la Carta Magna la característica de laicidad de la República.

Por ello, un grupo amplio y creciente de ciudadanos, nos hemos identificado con este propósito y consideramos que se requieren modificaciones a los artículos 40, 115 y 130 constitucionales, para que se reitere la definición de México como una República Laica.

Con gran interés y respeto, estaremos atentos a su presencia y toma de posición a este respecto en la Comisión de Puntos Constitucionales en la reunión del 3 de febrero del 2010, así como en las sesiones subsecuentes que sobre este histórico asunto se lleven a cabo.

“Por una República Laica y un México Libre” FIN DE LA CARTA”

Invito a todos a que firmemos esta carta y la hagan llegar a los Diputados Federales de su Distrito Electoral. Así lo haré yo con el Diputado Federal Miguel Ernesto Pompa Corella, representante del Distrito 2 Federal de Sonora, para que defiendan el Estado Laico, lo voten en Comisiones y en el Pleno se apruebe el dictamen.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...