El Estado laico es garantía para los derechos sexuales y reproductivos, dicen especialistas

Especialistas del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés), el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y organizaciones civiles internacionales destacaron la importancia del Estado laico para garantizar los derechos sexuales y reproductivos.

En conferencia conjunta, Gabriela Rivera, asociada nacional de Programas en Salud Sexual y Reproductiva del UNFPA, señaló que proteger y garantizar la salud y los derechos sexuales y reproductivos contribuye a la plena realización de las personas y a la justicia social para el desarrollo de una sociedad libre de todo tipo de discriminación y violencia.

A propósito del Día Mundial de la Salud Sexual, a conmemorarse este 4 de septiembre, advirtió, sin embargo, que la desigualdad en países como México es una amenaza para el ejercicio efectivo de los derechos sexuales.

Por su parte, Alexandra Haas, presidenta del Conapred, expuso la necesidad de hablar de la sexualidad desde el enfoque del derecho a la no discriminación. “Hemos notado (…) cómo de manera consistente hay ciertos grupos de población sobre los cuales hay discriminación por el ejercicio de sus derechos sexuales, como las personas no heterosexuales”. Destacó que hay una falta de visibilidad de estas garantías a las personas con discapacidad y los adultos mayores.

En tanto, Eusebio Rubio Aureoles, director de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual, afirmó que no es posible tener un país sano si no se incluye la salud sexual, la cual ha estado en el olvido por muchos años.

Gabriela Rivera señaló, por otro lado, que si bien ha habido grandes logros y avances en la materia, aún persisten retos como la revisión de la legislación, las normas y las prácticas que restringen el acceso a los servicios de la salud sexual y reproductiva para toda la población.

Añadió que se debe asegurar la efectiva implementación de la educación integral sobre sexualidad en los programas tanto escolares como extraescolares, reconociendo la afectividad desde la primera infancia, respetando la autonomía del niño y la niña y las decisiones informadas de adolescentes y jóvenes sobre su sexualidad con un enfoque participativo, intercultural, de género y de derechos humanos.

Apuntó a la importancia de un Estado laico para garantizar los derechos sexuales y reproductivos, y explicó que los ataques o comentarios respecto de la sexualidad deben basarse en evidencia e información científica.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...