El Estado Islámico tiñe de rojo la celebración chií del año nuevo matando a 29 personas en Kabul

La celebración del año nuevo persa, conocido en Afganistán como Nawruz, se tiño de sangre cuando un atacante suicida de Estado Islámico se hizo explotar en los aledaños de la mezquita chií de Sakhi, donde cientos de personas se había congregado para visitar el centro religioso, matando a al menos 29 personas e hiriendo a otras 53, según han informado fuentes de la policía afgana.

El atentado sucedió cuando «el suicida se acercó al gentío primero con una motocicleta y luego a pie, con la intención de entrar en la mezquita pero, al no conseguirlo, hizo detonar su chaleco explosivo delante de las instalaciones del hospital Ali Abad», al oeste de la capital afgana, en el barrio de Kart-i-Sakhi, el cual es de mayoría chií, según informó el portavoz del Ministerio del Interior, Nasrat Rahimi. Por otro lado, éste indicó que «es muy posible que el número de víctimas aumente durante las últimas horas».

Alrededor de una hora después del ataque, Estado Islámico reclamó la autoría del mismo a través de la agencia Amaq, afín a los terroristas, indicando que «una operación de martirio ha sido llevada a cabo contra una mezquita chií en Kabul en la que se iba a celebrar Nawruz». Estado Islámico de Khorasan, el cual es de raíz suní, acusa a los practicantes de la otra gran corriente del Islam de «herejes y blasfemos», como han indicado varios de sus líderes en el país en varias ocasiones. Por su parte, el portavoz de los talibán, Zabihullah Mujahid, explicó a través de las redes sociales que su grupo «no tiene nada que ver contra el atentado de hoy en Kabul».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...