El erario público ha destinado casi 3 millones a restaurar templos escriturados por la Iglesia

Sólo la reforma de la catedral se lleva 1,58 millones estatales, forales y municipales El Arzobispado ha recibido cuantiosas subvenciones tras comenzar en 2003 a inmatricular las iglesias de Pamplona

Las arcas públicas han destinado al menos 2,7 millones de euros a la restauración de aquellos templos religiosos de la ciudad ya escriturados a favor de la Iglesia por parte del Arzobispado de Pamplona, en lo que supone una importante inversión de caudales municipales, forales e incluso estatales en bienes 100% privados.

Como era de esperar, el mayor gasto de dinero público se ha producido en la restauración de la Catedral, aún en marcha, que por sí sola ha requerido 1.580.000 euros, procedentes de las tres administraciones citadas. En este montante no está incluida la aportación de Caja Madrid, entidad que en su capítulo de obra social ha destinado 2,7 millones de euros, nada menos que el 62% del coste de la restauración.

Se da la circunstancia de que el Arzobispado inmatriculó de forma unilateral la Catedral de Santa María el 23 de enero de 2007, y así consta en el registro de la propiedad número 2 de Pamplona. Como dato curioso, el inmueble está valorado en el catastro en poco más de 14 millones de euros.

Pocos meses después, el 24 de mayo de 2007, el entonces arzobispo Fernando Sebastián firmó el acuerdo de financiación de las obras de restauración de la Catedral, con un presupuesto total de 4,3 millones de euros. Como queda dicho, el 62% (2,7 millones) está siendo sufragado por Caja Madrid, mientras que el resto lo afrontan el Gobierno de Navarra (900.000 euros), el Ayuntamiento de Pamplona (400.000 euros) y el Arzobispado (300.000). Las obras, que incluyen rehabilitar la fachada, restaurar todas las campanas y arreglar el claustro, entre otras dependencias, están prolongándose por espacio de más de tres años, ya que su fin está previsto para marzo de 2011.

En este sentido, cabe recordar que los Presupuestos del Estado para el año que viene, recientemente aprobados, reflejan una partida de 280.000 euros destinados a la restauración de la Catedral como parte de las ayudas al patrimonio cultural (la otra partida va destinada al castillo de Marcilla). En el caso de la seo pamplonesa, existe otra restauración más o menos reciente, la terminada en 1994 y que actuó sobre la nave principal del templo, incluidas las excavaciones arqueológicas del entorno.

Otro de los templos de la ciudad en las mismas circunstancias es la parroquia de San Nicolás, que ha experimentado sucesivas obras de en los últimos años, especialmente desde que fuera inscrita por el Arzobispado el 5 de diciembre de 2003. Entre los datos disponibles, el más fiable es el conocido en mayo de 2009, cuando se anunció un nuevo convenio para financiar la última fase de una restauración que ha incluido la fachada de la plaza de San Nicolás, torre de San Nicolás, fachada de la calle San Miguel, fachada del paseo de Sarasate y fachada del Rincón de San Nicolás. Hasta la fecha, la Fundación para la Conservación del Patrimonio Histórico de Navarra (dependiente de la Administración foral) ha aportado para la rehabilitación del templo un total de 473.869 euros, de los que 106.920 euros corresponden a la fachada del paseo de Sarasate.

Dado que las obras en San Nicolás se financian a tercios entre Gobierno, Ayuntamiento y la propia parroquia, hay que calcular al menos otros 473.869 euros para la aportación municipal, lo que eleva la inversión pública a 947.738 euros.

otras aportaciones Aparte de estos dos templos principales, el Consistorio ha aportado al menos 96.000 euros en las distintas fases de la reforma de la parroquia de San Agustín, escenario cada Semana Santa del tradicional Voto de las Cinco Llagas. Esta iglesia fue escriturada por el Arzobispado el 5 de diciembre de 2003.

En cuanto a la parroquia de San Cernin, inmatriculada a su favor por la Iglesia ese mismo día, en los presupuestos de 2011 se consignan 60.000 euros para arreglar una de sus torres, en franco deterioro, después de que entre los años 1994 y 1995 se llevara a cabo una restauración a fondo del templo.

A todo ello se suma la partida de 40.000 euros consignada el año pasado en los Presupuestos de Navarra para que la Iglesia abriera al público 32 monumentos e iglesias a lo largo del Camino de Santiago. Otra aportación pública menor, pero significativa, se produjo para restaurar la talla de la ermita de la Virgen de la O, que costó al Gobierno foral 8.643 euros.

En el polo opuesto se encuentra la restauración del retablo de la parroquia de San Miguel (84.000 euros), que ha sido costeado por los feligreses ( y también con el proyecto Tú eliges, tú decides de Caja Navarra), al igual que las campanas de San Nicolás (5.000 euros cada una), cuyo arreglo corrió a cargo de dos particulares.

La parte alta de la catedral, en plena restauración hace un par de meses. (Javier Bergasa)

Archivos de imagen relacionados

  • catedralPamplona
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...