El entorno de Rouco presiona para que la Conferencia Episcopal emita una nota antes de las elecciones del domingo

Los obispos alineados con el sector rigorista añoran la Iglesia de ‘puño de hierro’ contra el PSOE

¿Habrá nota de los obispos españoles antes del 10-N? En principio, la línea oficial asegura que no. No está prevista, y sería romper con la decisión de la Conferencia Episcopal de no inmiscuirse en políticas partidistas, y menos aún en el actual situación, con un bloqueo que dura varios años y del que no se atisba solución. Sin embargo, como ya ocurriera en las anteriores generales, algunos obispos buscan saltarse la norma y animar al voto contra el PSOE.

Si el 28-A fueron algunos prelados, capitaneados por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, quienes trataron de orientar el voto católico a las generales, ahora han sido los obispos de la Provincia Eclesiástica Levantina (Valencia y Baleares) quienes han emitido una nota en la que rezan «para que nuestros gobernantes y políticos protejan siempre el don más precioso que tenemos sobre la tierra que es la vida humana en todas sus fases, cuya dignidad y valor deben ser reconocidos y escrupulosamente garantizados, y para que fomenten el cuidado de la naturaleza, don de Dios para el hombre».

Presión al Comité Ejecutivo

Sin embargo, la mayor presión viene del entorno del otrora poderoso -y todavía muy respetado- cardenal Rouco Varela. Según ha podido saber RD, varios obispos -y sus representantes en diversos medios de comunicación- están presionando al Comité Ejecutivo de la CEE (que se reúne este jueves) para que publique una nota orientando al voto en las próximas generales, y que en dicha nota se haga especial énfasis en la defensa de la libertad religiosa.

Plenaria del episcopado

Plenaria del episcopado

Una libertad religiosa que, según este grupo de prelados, se vería amenazada con un nuevo Gobierno del PSOE, que ha vuelto a incluir la denuncia de los Acuerdos Iglesia-Estado en su programa electoral, algo que no había hecho en las generales de abril.

En las últimas semanas, han sido varios los prelados que han visitado al cardenal Rouco en su famoso ático de la calle Bailén, en busca de consejo. La respuesta ha llegado, como siempre en estas circunstancias, a través de su fiel colaborador y actual arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, y del arzobispo de Oviedo, uno de los ‘rouquistas’ presentes en el Comité Ejecutivo, y el candidato de este sector para sustituir al cardenal Blázquez en las elecciones a la presidencia de la Conferencia Episcopal que se celebrarán en marzo próximo.

Una nueva intromisión

La maniobra de Rouco ha molestado, y mucho, entre los obispos más afines a Francisco, que ven una nueva intromisión del otrora ‘vicepapa’ en los planes de renovación del Pontífice para España, y esperan que el nuevo Nuncio, Bernardito Aúza, pueda reconducir la situación antes de las elecciones de marzo.

El propio Rouco Varela que, según distintos líderes católicos, propugna a quien le quiera escuchar que «no hay que obedecer siempre a este Papa», y que se lo aplica a sí mismo. Sin embargo, en el caso que nos ocupa, no parece que su iniciativa tenga éxito. Salvo sorpresa, no habrá nota episcopal para el 10-N. Y no por falta de ganas, sino por una razón más bien pedestre: el mismo día de las generales se celebra el Día de la Iglesia Diocesana.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...