El «Encuentro Interreligioso 2004: Religión y democracia», contó con la participación de un protestante español

Organizado por la Internacional Democrática de Centro (IDC) se ha celebrado en Madrid el I Encuentro Interreligioso el 12 de febrero pasado. Contó con la presencia del Presidente del Gobierno español, José María Aznar, que también preside la IDC.

  Este encuentro fue motivo de que, por fin, Aznar invitase a un protestante español: Manuel Sarrias, Vicepresidente de la FEREDE.

Aznar no ha querido recibir a ningún representante de FEREDE, a pesar de habérselo solicitado por escrito formalmente hace más de tres años. Y sigue sin hacerlo. La presencia de Sarrias en el Encuentro Interreligioso, organizado por IDC se debe a que Aznar había invitado al Secretario general de la Unión Bautista Mundial, Denton Lotz. No había ningún evangélico español entre los invitados.

Sin embargo, sensatamente Lotz delegó su presencia en el Secretario general de la UEBE (Unión Evangélica Bautista española) Manuel Sarrias, que recibió la confirmación de su participación  firmaba por José Mª Aznar, en la que le expresaba su “satisfacción por la participación de la Alianza Bautista Mundial”, a la cual representaba Manuel Sarrias (que además es Vicepresidente de FEREDE). A dicho encuentro de líderes religiosos han sido convocados las comunidades religiosas más significativas.

DENUNCIA A LA CONFESIONALIDAD ENCUBIERTA DEL ESTADO
En su ponencia Manuel Sarrias expresó que “los cristianos evangélicos bautistas conectan con los principios básicos que han motivado este encuentro: La libertad religiosa fundamentalmente. A los evangélicos bautistas no nos parece lo mejor que sigan habiendo religiones oficiales del Estado ni confesionalidades encubiertas. Abogamos por religiones libres dentro de Estados libres. Parafraseando al pastor bautista, premio Nóbel de la Paz y defensor de los derechos humanos Martín Luther King: `las religiones no deben ser ni las señoras ni las siervas del Estado, sino su conciencia”.

Las autoridades españolas e internacionales debieron escuchar de labios de Sarrias que el actual Director de Asuntos Religiosos de España (Alberto de la Hera) no tiene competencias para solucionar los problemas en política religiosa; y que “No es bueno seguir manteniendo (en España) los privilegios de una determinada religión mayoritaria, relegando a las restantes minoritarias en clara discriminación y desigualdad hacia las mismas”. Por si había dudas, especificó que “los bautistas, al igual que el resto de los evangélicos españoles, estamos demandando más sensibilidad y receptividad por parte de los políticos gobernantes”.

NO SÓLO PEDIR, SINO APORTAR
En otro orden de cosas, las diferentes religiones, dijo Sarrias, “estamos llamadas no solamente a reclamar, pedir o exigir sino también a dar, a ofrecer, a aportar a nuestra sociedad valores positivos que mejoren la convivencia, que eleven la calidad humana y espiritual, todo ello en un espíritu de servicio. Ser opciones en libertad, igualdad y respeto. Que podamos expresar nuestras convicciones: con entusiasmo y sin proselitismo, con firmeza y sin fanatismo, con claridad y sin sectarismo”.

“Que todas las loables intenciones de este I Encuentro no queden en formalismos, teorías o simples declaraciones protocolarias. Debemos ahondar y profundizar en el diálogo interreligioso y con los políticos”, concluyó en su discurso.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...