El embajador vaticano pide perdón en Madrid por los “silencios y pasividades” de la Iglesia

Los obispos españoles, reunidos en Madrid en asamblea plenaria, han escuchado este martes palabras muy severas en boca del nuncio (embajador) del Estado vaticano en Madrid, el arzobispo Enzo Fratini, que se han leído en clave de abusos y pederastia en el seno de lglesia. “Pedimos cada uno de nosotros perdón por nuestras infidelidades, nuestras omisiones, nuestros silencios y pasividades. El pecado es personal y cada uno tiene que llevar su responsabilidad en su conciencia. No es suficiente pedir perdón por los demás, por lo realizado irresponsablemente por quienes tenían un encargo pastoral y han dañado a la Iglesia”, les dijo en el sermón que pronunció en la Eucaristía concelebrada en la Casa de la Iglesia, en Madrid, como acto penitencial y de petición de perdón colectiva.

A petición del papa Francisco, la Iglesia romana celebra hoy la Jornada Mundial de Oración por las víctimas de abusos, ya en su segunda edición. Fratini ha sido muy contundente, dejando en evidencia la tibieza de muchos de los prelados españoles. Dijo: “Hacemos un examen de conciencia personal pidiendo sinceramente perdón de nuestros pecados, como varias veces repetimos en la misa, Señor ten piedad de nosotros. Los abusos contra los menores ha sido algo muy grave y muy triste. Ha sido un escándalo para los fieles de la Iglesia, una vergüenza que rechazamos de corazón. Nos sentimos profundamente unidos con todas las víctimas inocentes, pensando en las graves palabras de Jesús en el evangelio contra los que escandalizan a los pequeños y los niños. Reconocemos que todos somos indignos, pero repetimos también, Señor estoy aquí, tú sabrás. Soy indigno, confío en ti”.

Con esta jornada de oración, la Iglesia romana en España se suma a la iniciativa del Papa, que ha instado a las conferencias episcopales a elegir “un día apropiado en el que orar por las víctimas de abuso sexual». La Conferencia Espiscopal Española acordó institucionalizar esta jornada que en realidad lleva el nombre de Día Universal del Niño, preparando una liturgia para cada 20 de noviembre, con celebraciones eucarísticas que introduzca una intención en la oración de los fieles por las víctimas de los abusos a menores.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...