El ejército turco afirma que «fuerzas del mal» atacan al laicismo del país

El aviso llega un día antes del previsible nombramiento del islamista Abdullah Gül como presidente de Turquía

"Nuestra nación ha sido testigo del comportamiento de fuerzas del mal que sistemáticamente intentan corroer la naturaleza laica de la República Turca. Cada día aparecen furtivos planes cuyo objetivo es destruir los modernos avances y arruinar nuestras seculares y democráticas estructuras", ha afirmado Buyukanit en un comunicado de prensa difundido hoy.

Asimismo, ha afirmado que "los ataques" contra el Ejército, que provienen tanto de dentro como de fuera del país euroasiático, se han incrementado, añadiendo que los miembros de las Fuerzas Armadas son perfectamente conscientes de los propósitos de dichos ataques.

El ejército, el garante del laicismo

El Ejército es el principal garante de la laicidad del Estado turco, heredada de la república fundada en 1923 por Mustafá Kemal Atatürk, padre de la Turquía moderna. Afanado en su defensa del territorio y de la separación entre islam y Estado, el ejército turco dio tres golpes de estado, en 1960, 1971 y 1980.

La élite laica turca bloqueó la elección de Gül como presidente la pasada primavera al considerar que era demasiado religioso para dirigir la república. Tanto el poder judicial como el ejército expresaron su disconformidad con este nombramiento, hasta el punto de que la cúpula castrense amenazó con una intervención militar si se atentaba contra los pilares laicos de Turquía.

El primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, se vio obligado a convocar elecciones legislativas anticipadas en julio, que su partido, el AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo), ganó de forma aplastante con casi el 50% de los votos, el mayor porcentaje registrado en unos comicios en Turquía desde 1960. Por ello, el AKP ha vuelto a presentar como candidato a Abudullah Gül, respaldados por el apoyo de la mayoría de los ciudadanos turcos.

Abdullah Gül será elegido previsiblemente mañana presidente de Turquía, cuando se celebre la tercera ronda de votaciones en el Parlamento. Según el sistema turco, el presidente es elegido por votación de los diputados de la Cámara. En las dos primeras rondas, es necesario el apoyo de dos tercios de la cámara, que Gül no ha obtenido ya que su partido cuenta con 341 de los 550 parlamentarios. Sin embargo, en la tercera ronda basta con la mayoría absoluta, que el AKP tiene garantizada con sus propios diputados.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...