El Ejecutivo seguirá «avanzado y profundizando» en la separación Iglesia-Estado

El presidente Zapatero trasladará el martes al nuncio un mensaje de «respeto recíproco»

El Gobierno mantiene sus críticas a la Conferencia Episcopal por la nota en la que los obispos piden a los católicos que no voten a los partidos que negocian con ETA. Las quejas se las va a trasladar el próximo martes el presidente Zapatero al nuncio del Vaticano en España, Manuel Monteiro de Castro. Como anticipo, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega ha asegurado que el Ejecutivo tiene previsto "seguir avanzando y profundizando" en la separación Iglesia-Estado.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la número dos del Ejecutivo ha asegurado que el objetivo es definir las reglas que garanticen la separación entre la Iglesia y el Estado y evitar que se produzcan manifestaciones que, a su juicio, "han sido poco respetuosas".
Encuentro entre Zapatero y el nuncio
De la Vega ha explicado que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acudirá al encuentro previsto para el martes con el nuncio apostólico, monseñor Manuel Monteiro de Castro, "con el mensaje de lo que el Ejecutivo ha venido trabajando a lo largo de estos cuatro años: respeto recíproco, respeto al principio de libertad religiosa, separación de las funciones constitucionales de ambas entidades y diálogo abierto".
"Cada uno tiene atribuidas las funciones constitucionalmente", ha apuntado la vicepresidenta. "Estas son las reglas en las que hay que seguir avanzando para lograr este modelo constitucional. La democracia las establece y éstas son exigibles siempre por el Gobierno", insistía.
De la Vega también ha hecho hincapié en la necesidad de separación de las funciones constitucionales atribuidas al Gobierno y al Parlamento de las funciones de las instituciones religiosas.
"Respeto a las decisiones de la Iglesia y exigencia de respeto para las decisiones del Gobierno y del Parlamento", ha recalcado la vicepresidenta, quien ha subrayado la disposición al diálogo teniendo como base esas reglas, que ha garantizado que siempre va a exigir el Ejecutivo.
A su juicio, hay que profundizar más en el modelo constitucional existente y se está trabajando para desarrollar más la separación existente entre Iglesia y Estado y evitar que haya manifestaciones de autoridades eclesiásticas que considera que han sido "poco respetuosas".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...