El doble juego de don Javier

La detención del director de los salesianos de Cádiz choca con la defensa de otros estudiantes

Los niños eran llamados al despacho del director y él les ofrecía divertirse con una tablet. El que perdía tenía un castigo. Los demás y el propio director tenían derecho a pegarle. Puñetazos, bofetadas y patadas. Todo pasaba dentro del colegio Salesianos de Cádiz. Ahora se ha difundido porque los familiares de uno de los alumnos descubrió los mensajes de móvil que intercambiaban. En ellos reconocía el “juego de las peleas”. La policía le detuvo y ha reunido más de 40 nombres de presuntas víctimas. El padre de uno de ellos volvió este lunes a comisaría. Desde que el director ingresó en prisión ha recibido amenazas de muerte.

Al sacerdote Javier Luna se le conocía en el colegio como don Javier o, incluso, como Javi, tal era la confianza que tenían los alumnos con él. Una confianza para muchos excesiva que le llevaba a llamar continuamente a los estudiantes a su despacho. “Mi hijo llegó a faltar a más de 50 clases a lo largo del curso por las llamadas del director”, reconoce el padre de uno de ellos, quien prefiere guardar su nombre para no facilitar la identificación de su hijo de 12 años. “Cuando me enteré de que el cura había sido detenido me presenté en comisaría. Mi hijo llevaba seis meses muy raro, arisco y agresivo. Me temí lo peor. Cuando hablé con los agentes y les di el nombre, me dijeron que mi hijo tenía que declarar con urgencia porque otros niños le habían mencionado como el favorito del director”.

Su hijo se resistió. “Al principio lo negó pero terminó admitiéndolo todo”. El sacerdote fue detenido por la policía tras recabar inicialmente 14 relatos de niños que describían actos violentos y tocamientos aislados. “Era un juego, por eso, quizá no le daban importancia. Les llamaba al despacho y el que perdía al juego recibía golpes de sus compañeros y del propio director. A mi hijo el cura le dio patadas y bofetadas”, describe indignado. “Nunca sospechamos porque si venía con un moratón pensábamos que se lo había hecho en el fútbol. Nunca contó nada. Pero sí nos parecía raro que faltara a tantas clases y que lo llamara también por la tarde. Él nos decía que tenía ensayo de una comparsa”.

A favor de don Javier han salido estudiantes, padres y ex alumnos, incluso los de su anterior centro en Badajoz. Ya han organizado concentraciones en su defensa. Y están difundiendo fotos y vídeos donde el director sale rodeado de niños sonrientes y agradecidos. No se creen los testimonios recabados por la policía y están indignados con la decisión del juez Miguel Ángel López Marchena, quien el pasado viernes ordenó su ingreso en prisión.

Desde aquel día las presuntas víctimas del cura han recibido amenazas por Internet. “Vais a caer poco a poco”. “Juro que mato a los que le denunciaron”. “Esto no quedará aquí”. “Muerte a los que han tenido la sangre fría de denunciarle”. Son algunos de los mensajes que este padre ha recibido y ha llevado a comisaría. “Al final terminarán beatificándole. Tú puedes defender lo que sea pero no puedes insultar a un niño que acaba de declarar en un juzgado. Y menos amenazarle de muerte”, lamenta el padre. Ya ha tomado la decisión de cambiar a su hijo de colegio. Lo mismo han hecho los padres de otros niños denunciantes, algunos, a petición propia de sus hijos.

Para los defensores de don Javier las denuncias han provocado un daño irreparable a su imagen. La comunidad salesiana le ha abierto un expediente pero, al mismo tiempo, le paga su defensa y cree que se podrá demostrar su inocencia.

mani a favor salesiano detenido abusos

Concentración en defensa del director del colegio Salesianos detenido en Cádiz. / Eduardo Ruiz

Archivos de imagen relacionados

  • mani a favor salesiano detenido abusos
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...