El Departamento de Justicia de Estados Unidos apoya que empresas católicas contraten, en determinados puestos, teniendo en cuentas las creencias y conducta del trabajador

Los empleadores religiosos tienen derecho a emplear en roles clave solo a personas cuyas creencias y conducta sean consistentes con los preceptos religiosos

El Departamento de Justicia de Estados Unidos está apoyando a la Arquidiócesis de Indianápolis en su caso de libertad religiosa, presentando un escrito el día martes en la Corte Suprema de Indiana.

Después de que la arquidiócesis fuera demandada por un ex maestro de una escuela católica, quien fue despedido después de intentar contraer un matrimonio entre personas del mismo sexo, un tribunal estatal de primera instancia denegó en mayo la moción de la arquidiócesis para desestimar el caso y en junio ordenó a la arquidiócesis que cambiara documentación relacionada con el caso. La arquidiócesis luego apeló a la corte suprema de Indiana para desestimar el caso.

«Estados Unidos tiene un interés sustancial en la libertad religiosa», dijo el Departamento de Justicia en su escrito del 8 de septiembre sobre el caso.

«Los empleadores religiosos tienen derecho a emplear en roles clave solo a personas cuyas creencias y conducta sean consistentes con los preceptos religiosos de los empleadores, y el gobierno no puede interferir con la autonomía de las organizaciones religiosas».

En 2019, un ex maestro de Cathedral High School en Indianápolis, Joshua Payne-Elliott, demandó a la arquidiócesis después de que fue despedido de su puesto de profesor en junio de 2019 por haber contraído matrimonio entre personas del mismo sexo en 2017. Su pareja Layton es maestro en la Escuela Preparatoria Jesuita Brebeuf en la arquidiócesis.

El manual de Cathedral High School establece que «la conducta personal de todos los maestros debe transmitir y apoyar las enseñanzas de la Iglesia Católica».

El arzobispo Charles Thompson de Indianápolis había ordenado a ambas escuelas que despidieran a los maestros por su matrimonio entre personas del mismo sexo o se enfrentaran a la eliminación de su identidad católica. Brebeuf se negó a despedir a Layton y, posteriormente, la arquidiócesis revocó la identidad católica de la escuela.

Cathedral High School, sin embargo, despidió a Payne-Elliott, quien luego presentó una demanda diciendo que la arquidiócesis interfirió ilegalmente con su contrato con la escuela.

En julio, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que los dos maestros de escuelas primarias católicas calificaban como ministros religiosos, según la ley federal. Por lo tanto, la Corte falló en una decisión 7-2, las escuelas religiosas pueden ser protegidas de demandas por discriminación laboral bajo la «excepción de ministros» por sus decisiones de contratar y despedir a dichos maestros.

En el caso «La escuela Our Lady of Guadalupe v. Morrissey-Berru» involucró a un maestro de religión en la escuela Our Lady of Guadalupe y a un maestro de quinto grado en la escuela católica St. James en California.

Tras la decisión del Tribunal Supremo, la arquidiócesis apeló al tribunal de primera instancia para que reconsiderara su solicitud de documentación, a la luz de la decisión del tribunal superior; el tribunal de primera instancia se negó y la arquidiócesis luego apeló al tribunal supremo del estado.

El Departamento de Justicia argumentó el martes que la arquidiócesis tiene derecho a determinar la identidad católica de las escuelas bajo su jurisdicción y que un tribunal no puede revisar esa decisión. Además, la arquidiócesis está protegida por la decisión de Nuestra Señora de Guadalupe en su directiva a Cathedral High School de despedir a Payne-Elliott.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...