El Constitucional turco reabre la ofensiva contra el Gobierno islamista

La Corte considera que el primer ministro Erdogan y su formación no respetan el laicismo del país por las reformas llevadas a cabo en la Constitución

El aparato laico de Turquía ha vuelto a dar otro golpe a las aspiraciones islamistas del Gobierno de Erdogan. El Tribunal Constitucional turco, la más alta instancia judicial del país, ha establecido hoy que los miembros del gobernante Partido por la Justicia y el Desarrollo de Turquía (AKP), incluido el primer ministro, Tayyip Erdogan, no respetan el laicismo del Estado y han sido acusados de promover actividades anti seculares.

Enfrentamiento por la ley del velo

En el seno del sistema educativo y el aparato laico del Estado, el Gobierno de Erdogan llevó a cabo la reforma judicial que permitió el pasado febrero que las mujeres pudieran estudiar en la universidad con la cabeza cubierta por el turban o pañuelo islámico. Una reforma que posteriormente fue anulada por el propio Tribunal Constitucional. Erdogan no tardó en cargar contra los poderes seculares turcos, entre los que se encuentran jueces y militares al frente, y aseguró que el Alto Tribunal no respetaba "la voluntad popular".

Esta decisión del órgano judicial turco más importante rebrota las tensiones políticas entre el Gobierno islamista de Erdogan y los poderes laicos en un país aún inestable que aspira a la integración en la Unión Europea (UE). El único gran país musulmán miembro de la OTAN cuenta con un 99% de población musulmana, pero el enfrentamiento por el poder entre islamistas y laicos se arrastra desde 1960. Turquía ha vivido desde entonces tres golpes de Estado e intentonas militares. El AKP, formación islamista moderada, gobierna desde 2002 y el año pasado barrió en las urnas con más del 47% de los votos. Erdogan ha impulsado el crecimiento económico y las reformas políticas pasando a ser el político mejor valorado del país.

La pugna por el poder

Noviembre de 2002. Los islamistas, al poder. El Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), nacido de una escisión del proscrito Partido del Bienestar, gana las elecciones parlamentarias. Cuatro meses más tarde, Recep Tayyip Erdogan, ex alcalde de Estambul condenado por "fomentar el odio religioso", es rehabilitado y elegido primer ministro.

Octubre de 2005. Camino a Europa. El Gobierno de Erdogan impulsa la integración en Europa. Turquía inicia las negociaciones para la adhesión a la UE. En política interna, el primer ministro pone en marcha profundas reformas para democratizar la sociedad turca, enarbola la bandera contra la corrupción y dinamiza una economía que salía de una profunda crisis.

Mayo de 2007. El veto a Gül. Atendiendo un recurso de los grupos laicos, el Tribunal Constitucional veta la designación del ministro de Exteriores, el islamista Abdulá Gül, como presidente de la República. Erdogan anticipa las elecciones legislativas.

Julio de 2007. Nueva victoria del AKP. Erdogan queda reinvindicado con la rotunda victoria de su partido, que logra el 47% de los votos. El nuevo Parlamento designa a Gül presidente de Turquía.

Febrero de 2008. La polémica del velo. La decisión del Gobierno de levantar la prohibición del uso del velo islámico en las universidades provoca la airada reacción de los sectores laicos. En junio, el Constitucional anula la ley y vuelve a prohibir el uso del pañuelo. Tres meses antes, el fiscal del Tribunal Supremo presenta una demanda para ilegalizar al AKP por "ser un foco de actividades antilaicas".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...