El Constitucional turco abre la ofensiva contra el Gobierno islamista

La anulación de la ley del velo anticipa la ilegalización del partido de Erdogan

El Estado laico cumplió ayer su amenaza y puso en la picota al Gobierno islamista turco. La anulación de la ley del velo, la reforma que permitió el pasado febrero que las mujeres pudieran estudiar en la universidad con la cabeza cubierta por el turban o pañuelo islámico, dictada por el Tribunal Constitucional, anticipa la ilegalización del partido del primer ministro Recep Tayyip Erdogan, el más votado de la reciente historia turca tras haber situado a su país a las puertas de la Unión Europea y duplicado la renta per cápita de sus ciudadanos.

Turquía volvió a entrar ayer en la espiral de la inestabilidad, que ha jalonado con tres golpes de Estado militares y dos pronunciamientos en la sombra el último medio siglo de la República fundada en 1923 por Mustafá Kemal, Atatürk, tras la caída del Imperio Otomano. Los analistas políticos de la televisión turca daban por hecho anoche que el Constitucional declarará proscrito al Partido de la Justicia y el Bienestar (AKP, islamista moderado) en un caso separado sobre el que se pronunciará en los próximos meses.

El fiscal jefe del Tribunal Supremo, Abdurramán Yalçinkaya, presentó el 14 de marzo una demanda de ilegalización del AKP, al que acusó de atentar contra los principios del Estado laico. Su principal cargo fue precisamente la ley del velo, a la que puso como modelo de la "agenda oculta" de un "foco de actividades antilaicas", como califica al partido de Erdogan. La demanda también incluye una petición de inhabilitación para toda actividad política de 71 altos cargos del AKP, entre los que figuran el primer ministro y varios miembros de su gobierno. El presidente de la República, Abdulá Gül, también está en la lista, pero como jefe de Estado es inviolable mientras permanezca en el cargo.

A pesar de la reforma constitucional aprobada por la mayoría parlamentaria islamista, la ley anulada se ha estrellado contra el muro de la Constitución promulgada por los militares tras el golpe de Estado de 1980.

Los líderes del AKP evitaron pronunciarse sobre la decisión del Constitucional hasta conocer los detalles de la sentencia. El vicepresidente del grupo parlamentario del partido, Bekir Bozdag, aseguró únicamente que los jueces "se habían excedido en sus atribuciones". La reacción de los militares, sin embargo, no se hizo esperar. "Turquía es un Estado laico y democrático en el que todos debemos acatar las decisiones de los jueces. La sentencia declara algo que es obvio", afirmó el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Yasar Buyükanit, considerado como un halcón dentro del Ejército.

El Constitucional ha dado la razón al Partido Republicano del Pueblo (nacionalista socialdemócrata), que presentó el recurso contra la ley del velo poco después de su entrada en vigor. El fallo establece que la reforma que abolió la prohibición de que las mujeres con el velo puedan acceder a la universidad viola tres artículos de la Constitución turca, en especial el artículo 2º, que proclama la laicidad de Turquía y la más estricta separación entre Estado y Religión. El velo o pañuelo es visto como un símbolo religioso por la poderosa élite laica turca, representada por el Ejército, los jueces y los altos funcionarios, que se ha esforzado en preservar la universidad y la Administración pública como espacios no contaminados por el islamismo.

La paradoja del único gran país musulmán miembro de la OTAN y candidato a la adhesión a la UE es que Turquía cuenta con un 99% de población musulmana y que dos tercios de las turcas se cubren con el turban. Los islamistas, que gobiernan desde 2002, prometieron en su campaña electoral del pasado mes de julio que harían respetar el derecho de todas las jóvenes turcas a estudiar en la universidad, al margen de sus creencias religiosas. El AKP de Erdogan barrió en las urnas con más del 47% de los votos.

Ruido de sables

– 1960. El Ejécito derroca al conservador Adnan Menderes.

– 1971. Un memorando militar hace caer al Ejecutivo.

– 1980. Nuevo golpe. Los generales promulgan una Constitución autoritaria.

– 1997. El islamista Necmettin Erbakan dimite como primer ministro ante las presiones del Ejército.

– 2007. Anulación de la elección como presidente del islamista Abdulá Gül.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...