El Consistorio cobra 326.460 euros por el IBI de los 32 colegios de la Iglesia

Los abona el Gobierno central a la ciudad por un acuerdo con la Santa Sede

El Ayuntamiento de Burgos no dispensa a la Iglesia un trato de favor en el cobro del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Al menos, al margen de los acuerdos que ya tiene contraídos con el Gobierno central o con la Comunidad Autónoma y que son de obligado cumplimiento para la Administración local. Eso es lo que se desprende del informe que el equipo de Gobierno municipal encargó al Órgano de Gestión Tributaria y Tesorería y cuya resolución dio a conocer ayer el portavoz, Ángel Ibáñez.
Lejos de lo que muchos podían intuir, el Consistorio capitalino sí cobra por casi lo único que puede reclamar: el IBI de los centros de negocio de la Iglesia. Dicho en cristiano, por los colegios. Lo que sucede es que ese pago no lo realizan ni la Diócesis ni las congregaciones religiosas que prestan el servicio. Quien afronta las facturas de este impuesto es el Gobierno, en virtud de los conciertos educativos firmados con la Junta de Castilla y León. El último de ellos, por cierto, con fecha de caducidad en el curso 2012-2013. A partir de ahí, Dios proveerá.
Así las cosas, el Estado ha tenido que afrontar este año 326.460 euros en concepto de IBI por los alrededor de 32 colegios católicos que hay repartidos por la capital. Cantidad que ha percibido el Ayuntamiento mediante las compensaciones que envía el Gobierno central.
Si embargo, una de las peculiaridades que se desprenden del informe es que los servicios técnicos, respaldados por la Ley, entienden que el patrimonio que la Iglesia tiene arrendado a terceros tampoco tiene que pagar el IBI. Fundamentalmente, argumentan, porque es una entidad sin ánimo de lucro y ese alquiler «no constituye una explotación económica».
Pero además de esta exención en el pago del IBI, el informe incluye lo que ya recogió este periódico hace una semana del Concordato entre el Estado y la Santa Sede. En concreto, que la Iglesia queda liberada del pago del impuesto en los templos y capillas destinados al culto, en las residencias de los obispos, canónigos y sacerdotes, en los locales destinados a oficinas o dependencias anejas destinadas a las actividad pastoral, en los seminarios dedicados a la formación del clero diocesano, en las universidades con enseñanzas propias de disciplinas eclesiásticas y en las casas o conventos de congregaciones religiosas.
Por otra parte, cabe señalar que en aquellos inmuebles de la Iglesia que comparten distintos usos, el Ayuntamiento ha cobrado siempre la parte que le correspondía, señaló Ibáñez. Es el caso, por ejemplo, del edificio que las Esclavas del Sagrado Corazón poseen en la avenida de Palencia, 1. Así, la parte destinada a convento e iglesia está exenta de pago por el acuerdo del Concordato y la zona de la residencia sí abona el recibo con normalidad ya que no se le ha concedido la exención.
Del mismo modo, por las viviendas que ha podido recibir de herencias, locales, plazas de garaje… la Concejalía de Hacienda cobra puntualmente lo que debe exigir. Y del Hospital San Juan Dios (otro centro de negocio) también se han remitido los pertinentes recibos del IBI.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...