El Consell ve legal el contrato de Gürtel en la visita del Papa

La oposición acusa al PP de protagonizar un caso generalizado de corrupción

"Un contrato totalmente ajustado a la legalidad". Así describió ayer la portavoz del Consell, Paula Sánchez de León, el contrato que en 2006 firmó la cadena pública Ràdio Televisió Valenciana, dirigida entonces por Pedro Garcia, con la empresa Teconsa para la sonorización de los actos de la visita del Papa. Un contrato del que la trama corrupta liderada por Francisco Correa sacó más de un millón de euros en comisiones ilegales. Posteriormente, preguntada sobre la posibilidad de que el nuevo director del ente público, José López Jaraba, cuyo nombramiento fue aprobado ayer por el Ejecutivo que preside Francisco Camps, abriera una investigación, la portavoz se preguntó "¿qué tipo de investigación?", dado que la Fundación V Encuentro Mundial de la Familia, organizadora de la visita de Benedicto XVI, en la que participaba la Generalitat, se limitó a contratar con RTVV la exclusividad de la señal televisiva.

La portavoz del Consell, sin embargo, arremetió contra las relaciones de Teconsa con la Moncloa y sus adjudicaciones en ayuntamientos socialistas como los de Antequera, Dos Hermanas o Jerez.

"Preguntaría si esa misma empresa es aquella cuyo gerente aparece en el sumario del caso Gürtel y dice que se había ido a visitar a una tal Angélica en la Moncloa", añadió Paula Sánchez de León, en referencia a las alusiones de José Luis Martínez Parra, responsable de Teconsa, que en una conversación con miembros de la trama corrupta se refiere a Angélica Rubio, directora del gabinete del secretario de Estado de Comunicación.

Visiblemente molesta con las preguntas relativas a la trama de corrupción y a los devastadores efectos que su investigación judicial ha tenido sobre el PP, la portavoz del Consell llegó a decir: "La corrupción no es mi preocupación porque no es mi responsabilidad". No obstante, como ella misma explicó, el Consell dedicó ayer una parte de su reunión plenaria a adoptar el acuerdo de elevar una queja ante el Consejo General del Poder Judicial y ante el fiscal general del Estado por la actuación del juez Garzón y de las fiscales que han intervenido en el caso Gürtel.

Ante la negativa del Consell a investigar la presencia de la trama de corrupción también en la organización de la visita del Papa, algo que los dirigentes del PP habían negado reiteradamente y que la información publicada ayer por EL PAÍS revelaba en toda su crudeza, los socialistas solicitaron la comparecencia urgente del director de RTVV en las Cortes, "para explicar y demostrar documentalmente la contratación con los proveedores que posibilitaron la cobertura de la visita de Benedicto XVI a Valencia", así como la comparecencia de Álvaro Pérez, gerente de Orange Market, terminal de la trama de corrupción en Valencia, "para dar cuenta de su intermediación en las actuaciones organizadas por la Fundación V Encuentro Mundial de la Familia". La diputada socialista Nuria Espí denunció "la mentira" en la que se han instalado los dirigentes del PP y recordó que Pedro García, anterior director de RTVV, y el vicepresidente del Consell Vicente Rambla manifestaron en su momento que RTVV "tan sólo había hecho dos contratos menores por menos de 20.000 euros".

El secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, en declaraciones a Televisión Española, aseguró que el caso Gürtel "no sólo es un caso generalizado de presunta corrupción, sino también un modelo y una manera de actuar de los populares" cuyo objetivo sería "construir con millones y millones de euros una imagen de una comunidad que no existe".

El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Ricardo Peralta, en relación con las investigaciones de la Brigada de Blanqueo de Capitales que revelan el cobro de un millón y medio de euros en comisiones ilegales con motivo de la visita del Papa, lamentó que "los que defienden valores" convirtieran al pontífice en "objeto de negocio".

Por su parte, el diputado de Compromís pel País Valencià y líder del Bloc Nacionalista Valencià, Enric Morera, anunció la solicitud de una comisión parlamentaria y situó el tema en el marco de "un escándalo que ha procurado dinero público al PP para sus campañas electorales en un país arrasado por el paro, la deuda y la corrupción".

Desde la cadena pública afectada por el escándalo, la sección sindical de Comisiones Obreras de RTVV reclamó "la destitución de todos los directivos que intervinieron en las contrataciones de la visita del Papa". Por su parte, la Intersindical Valenciana exigió una auditoría de las cuentas de la empresa.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...