El Consell pide a Cañizares los contratos de la visita del Papa

La Intervención de la Generalitat detecta incumplimientos legales y contables en la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias

El Gobierno valenciano ha remitido hoy un escrito a la Arzobispado de Valencia, que dirige el cardenal Antonio Cañizares, para que atienda las reiteradas solicitudes de la Intervención General de la Generalitat y aporte la documentación que se le requiere para poder finalizar laauditoría de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias.

Esta fundación, impulsada por el entonces presidente popular Francisco Camps y el arzobispo de Valencia Agustín García Gasco, ya fallecido, se creó para organizar la visita pastoral del Papa Benedicto XVI a Valencia en julio de 2006. La entidad, cuya naturaleza permitía eludir los controles a los que está sometida la Administración, fue creada por la Generalitat, la Diputación, el Ayuntamiento —instituciones controladas por el PP con mayoría absoluta— y el Arzobispado de Valencia con un capital social de 40.000 euros, repartido al 25% entre los cuatro socios. Cuatro años después de la visita del Papa, el Gobierno de Camps destinó otros dos millones a la fundación V Encuentro en concepto de aportación, pero no fue hasta 2014 que el patronato reflejó ese dinero como dotación fundacional otorgando a la Generalitat el 98,5% del capital de la entidad.

La Intervención de la Generalitat, que ha intentado auditar la fundación V Encuentro Mundial de las Familias señala que la dilación (cuatro años) en registrar la aportación del Consell a la citada entidad incumplió la legalidad. Una decisión que permitió a los populares excluir a la fundación del sector público valenciano y de los preceptivos controles.Los auditores indican que el Arzobispado se ha negado a facilitar cualquier información anterior a 2010, a pesar de lo cual han podido constatar que se pagaron facturas millonarias sin que conste la existencia de contratos.

«La auditoria es necesaria para poder conocer la dimensión del agujero y los sobrecostes y gastos prescindibles, supérfluos y suntuarios», ha indicado la vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, al ser interpelada por los gastos millonarios de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias en urinarios portátiles y hoteles.

La vicepresidenta ha recalcado que de la información que se conoce hasta el momento se desprende que se gastaron  «22,2 millones de euros en contratos presuntamente ilegales, lo que es un paradigma de cómo gobernaba el PP». «Es un escándalo mayúsculo; con 22,2 millones se pueden construir muchos colegios y centros de salud de esos que no se han construido porque alguien desviaba dinero, presuntamente de manera ilegal, que no estaba para cubrir los derechos de los ciudadanos», ha reprochado.

El informe de la Intervención de la Generalitat advierte de que se incumplieron los principios de contabilidad y que algunos contratistas aceptaron, varios años después de la visita del Papa a Valencia, convertir parte de la deuda en donativos a la fundación, lo que podría generar además un problema fiscal.

Liquidar la fundación

Los auditores advierten también de que, hasta que el Gobierno valenciano no ratifique que asume las deudas pendientes de esta entidad fundacional, el proceso de liquidación de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias no puede darse por concluido en todos sus aspectos.

Centenares de urinarios portátiles instalados junto al pretil del Turia.
Centenares de urinarios portátiles instalados junto al pretil del Turia. CARLES FRANCESC

El informe de la Intervención General de la Generalitat revela que el propio auditor contratado por la fundación de la visita del Papa a Valencia emitió «una opinión negativa» sobre las cuentas de los ejercicios 2006, 2007, 2008 y 2009. Las cuentas anuales de diferentes ejercicios se ajustaron de manera retroactiva, lo que permitió reconocer tres años después del evento una deuda de casi 3,2 millones de euros a Acciona Infraestructuras por la instalación de miles de urinarios portátiles, 1,4 millones a Cavaltour de gasto en alojamiento hotelero para la curia y los invitados y de 235.000 euros a Zenith BR Media en concepto de intereses de demora en el pago de la planificación de la campaña publicitaria. Un pago de 703.000 euros que no fue atendido en su momento.

El contrato con Acciona para la instalación de los urinarios, de casi 3,2 millones de euros, incluyó una cláusula que obligaba a la empresa de servicios a realizar una donación de 550.000 euros » a deducir del precio» convenido mediante la expedición de un «certificado acreditativo» por parte de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias.

Esta y otras decisiones contables permitieron a los gestores de la fundación impulsada por Francisco Camps omitir las pérdidas reales de 2006, durante la visita del Papa, que estuvo menos de dos días en Valencia.

Los documentos analizados por la Intervención ha permitido saber que el altar construido por FCC para que el Papa oficiase la misa ante los peregrinos congregados en los alrededores de la Ciudad de las Artes y las Ciencias se presupuestó en 1,5 millones de euros. Una factura que fue cuestionada en febrero de 2011 (cinco años después) por el presidente de la fundación y obispo auxiliar de Valencia, Esteban Escudero, y que llevó a la constructora a pedir que el gasto fuese considerado como una donación.

El documento de la Intervención relata que en diciembre de 2013 se acordó la extinción de la fundación. En febrero de 2014, el Arzobispado aportó 1,2 millones de euros para pagar parte de las deudas y en marzo de ese mismo año el patronato acordó realizar la liquidación final dejando unas pérdidas de 1,3 millones de euros para que las asumiese la Generalitat.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...