El Consell Escolar vota a favor de excluir la Religión del horario lectivo

El Consell Escolar votó ayer en pleno el informe sobre el decreto de bachillerato para remitirlo a la conselleria de Educación y Cultura.

Una de las propuestas que se incluyó en dicho informe es la de excluir la asignatura de Religión del horario lectivo, que es como figura ahora en el borrador del decreto.

Este punto fue uno de los que más diferencias ha suscitado, desde que se anunció el primer borrador del decreto y como adelantó en su momento DIARIO de MALLORCA, entre las diferentes agrupaciones de la comunidad educativa que conforman el Consell Escolar.

El informe se aprobó finalmente ayer con 22 votos a favor, diez en contra y ninguno en blanco. Entidades como la patronal de colegios concertados Escola Católica y la federación de asociaciones de padres de dichos centros, Confaecib, fueron algunos de los que se pronunciaron en contra de este aspecto. A pesar de todo, tal y cómo describió la presidenta de Confaecib, Nieves Torrens, la sesión fue rápida y sin sorpresas ya que el informe ya había pasado por distintas comisiones.

Por tanto, el Consell Escolar, se pronunció ayer, tal y cómo dijo el secretario general del sindicato de enseñanza Stei-i, Biel Caldentey, en "reforzar un modelo de escuela laica" al declararse contrario a que la Religión compute como actualmente figura en el borrador del decreto.

34 horas a la semana
En éste se establecen un total de 34 horas semanales de clase en bachillerato, ya que se cuentan las dos sesiones de Religión a la semana a pesar de que estas sólo la cursarán los alumnos que así lo decidan. La existencia de una asignatura alternativa para los que no la elijan queda en manos de los centros.

Por otro lado, prácticamente todos los miembros del órgano consultivo, según explicó Caldentey, coincidieron en instar a la conselleria a incluir en el horario una hora de tutoría colectiva en primer y segundo curso de bachillerato.

Los centros decidirán a qué horas se imparte la asignatura
Uno de los puntos que se establece en el decreto, y que cuenta con la aprobación del Consell Escolar a pesar de las reticencias de algunos de sus miembros, es la libertad de los centros para elegir a qué horas se impartirá la Religión y para ofertar o no una alternativa. Así, los centros que quieran podrán situar la clase al final de la jornada y dejar irse a sus casas a los alumnos que hayan elegido no cursarla.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...