El Consell compra los florones originales de la Iglesia del Real Monasterio de la Valldigna por 40.000 euros

   El secretario autonómico de Cultura y vicepresidente de la Fundación Jaume II el Just, Rafael Miró, y el párroco de la Iglesia de San Juan Evangelista de Benifairó de la Valldigna, Antonio Márquez, han firmado este miércoles el contrato de compraventa por el que la Fundación adquiere los florones originarios de la Iglesia del Monasterio de la Valldigna, que se encontraban en la Parroquia de Benifairó de la Valldigna.

   El precio de la adquisición se ha fijado en 40.000 euros, lo que incluye tanto la compra de los florones (35.000 euros) como la sustitución de otros nuevos que la Fundación se ha comprometido a instalar en la parroquia de Benifairó (5.000 euros), según ha informado este miércoles la Generalitat valenciana en un comunicado.

   Para el secretario autonómico de Cultura, "esta adquisición es muy importante porque unida a los trabajos que se están realizando en estos momentos de acondicionamiento del trascoro de la Iglesia para albergar la colección museográfica del Monasterio, supone un gran paso en la recuperación de este Monasterio al que nuestro Estatuto reconoce como templo espiritual y punto de encuentro de todos los valencianos".

   "Una vez se proceda al desmontaje de los florones el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales se encargará de restaurarlos para devolverlos a su ubicación original en la Iglesia del Real Monasterio de Santa María de la Valldigna", ha añadido Miró.

   Los rosetones o florones adquiridos son seis, todos de madera de pino policromada y pan de oro. Dos de ellos de mayor tamaño (150×80 cm) y profusa decoración barroca, a base de elementos vegetales, geométricos y figurativos (ocho cabecitas de ángeles). Los otros cuatro de menor tamaño (100×50 cm.) presentan dos decoraciones diferentes y sin elementos figurativos, siendo iguales dos a dos.

   Estos seis florones formaban parte del conjunto de siete florones que estaban colocados en las bóvedas de la Iglesia del Real Monasterio de Santa María de la Valldigna: tres en la nave central, dos a ambos brazos del crucero y dos en el presbiterio, de lo que se desprende que uno se perdió o se desconoce su paradero. En la Iglesia del Real Monasterio permanece el de la cúpula del crucero, que por ser de mayores dimensiones (4 metros de diámetro) y estar a más de treinta metros de altura, no pudo ser desmontado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...