El Consejo Islámico pide más mezquitas para acabar con «locales sospechosos»

Palabras a favor del laicismo, el Estado constitucional, la ciudadanía, los derechos y deberes, la democracia o la pluralidad de culto fueron escuchados ayer de boca del consejero del Centro Islámico en España, Bahig M. Huech, durante la presentación del I Congreso Islámico Internacional «Ciudadanía y religión» que reunirá del 11 al 13 de abril en Valencia a un centenar de las máximas autoridades espirituales, ulemas y catedráticos del mundo musulmán de la rama suní con el objetivo de analizar el encaje del Islam en las sociedades occidentales, en particular el modelo español.

«Pretendemos que el congreso pueda servir de plataforma para alumbrar un nuevo marco de pensamiento por parte de la comunidad musulmana en Europa basado en la lealtad al Estado y la integración cívica», destacó Huech.

Es decir, algo así como fomentar y dar a conocer ese «otro» Islam que apuesta desde su experiencia en las sociedades occidentales por una vía reformista y de integración con el modelo estatal que le acoge.
Esa integración también pasaría, en opinión del Consejo Islámico en España, por el apoyo por parte de las administraciones públicas a la construcción de mezquitas oficiales en cada una de las ciudades del país «para evitar así locales sospechosos», desde los cuales puedan dirigirse doctrinas extremistas «alejadas de los que nosotros pensamos que debe ser un movimiento de reformas que hagan compatible el laicismo con el Islam».
¿Es posible el encaje en tiempos tan convulsos? ¿Qué ha cambiado tras el 11-S y el 11-M? ¿Está el Islam «secuestrado» por el integrismo? Ésas serán algunas de las cuestiones que tratarán de dar respuesta los participantes del foro -primero de estas características que se celebra en Europa y organizado por el Consejo Islámico Valenciano, gestor de la Gran Mezquita de Valencia- que reunirá a personalidades islámicas de países europeos y de países como Sudán, Jordania, Arabia Saudí, Pakistán, Kuwait, Qatar o Emiratos Árabes Unidos. El occidente y oriente musulmán, unidos por un debate en torno al Islam. Un debate con puntos de encuentro pero donde habrá desavenencias.
Ser musulmán en Europa plantea dificultades, en opinión de Huech (de origen sirio). Una de ellas se presenta a modo de dilema sobre la identidad. «Algunos musulmanes en Europa sufren crisis de identidad o confianza. Vienen con un afán constructivo, pero pueden llegar a encontrarse con el rechazo, sobre todo, tras el 11-S y el 11-M. Todo ello nos sitúa en la dualidad de ser aceptado o rechazado, de permanecer o regresar al país de origen…». No obstante aseguró que muchos de esos dilemas se superarán con la tercera generación de musulmanes, ya nacidos en España, «que se sienten tan españoles y europeos».
Sobre el terrorismo -uno de los temas a tratar en el Congreso-, el consejero del Centro Islámico en España lamenta que «diversas campañas de propaganda negra contra el Islam hayan identificado a esta religión con los actos terroristas. Nunca desde el mundo musulmán se ha aludido a un terrorismo cristiano cuando grupos como las Brigadas Rojas o el IRA atentaban en las calles de Europa. ¡No se puede asociar a todo musulmán con el terrorismo!». El Congreso, que fue presentado por el presidente del Consejo Islámico Valenciano, Imad al Naddaf, rendirá homenaje el 14 de abril en Madrid a las víctimas de los atentados del 11-M.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...