El Consejo Evangélico reclama profesorado de su religión en las escuelas andaluzas

A pesar de que todos los centros públicos son laicos, las familias tienen la opción de elegir para sus hijos entre la Religión Católica o la alternativa Valores Éticos. La ley permite que, además, se preste atención a las minorías religiosas, y los padres tienen la posibilidad de decantarse por la Religión Evangélica, la Islámica o la Judía. Eso es la teoría. En la práctica, los datos aportados por el Consejo Evangélico Autonómico de Andalucía señalan que buena parte del alumnado que profesa la esa fe se ve obligado a matricularse de la alternativa laica ante la falta de docentes para impartir esa asignatura.

Según explican desde el Consejo Evangélico Autonómico de Andalucía, en la provincia «el derecho de los padres es ignorado y los niños terminan siendo incluidos en Valores Éticos». Esta situación afecta a 143 escolares este curso. Solicitaron cursar Religión Evangélica en centros donde no se imparte la materia por la «falta de contratación de profesorado. Estas solicitudes se recogieron en trece centros públicos de la provincia, según indica la secretaria Provincial Enseñanza Religiosa Evangélica de Granada, Elizabeth Giuffré.

Los cuatro docentes que cubren las etapas de Infantil y Primaria se reparten entre cinco centros para atender a los 275 alumnos que sí cursan Religión Evangélica. El pasado curso eran 250 los matriculados sólo en Primaria, y en 2010/2011 la cifra era de 211, según las estadísticas de la Consejería de Educación para la provincia de Granada. Los datos indican que la población que solicita esta materia crece, mientras que, según Giuffré, «desde las contrataciones que se hicieron por parte del Ministerio de Educación en 2004/2006, no hemos conseguido que se contrate a más personal docente para atender al alumnado» que cursa Religión Evangélica.

«Sabemos que hay muchos más alumnos que los que están siendo atendidos hoy. Nuestro objetivo es informar a los padres de sus derechos y orientarlos para que a ni un solo niño o familia se le niegue» la posibilidad de recibir la asignatura acorde con sus creencias. Por ello, «a partir de este mes comenzaremos a hacer un relevo de la cantidad de alumnos potenciales a través de las iglesias evangélicas de cada pueblo de Granada», indica Giuffré.

Según las quejas de las familias recogidas por el Consejo Evangélico Autonómico, se ha dado el caso de modificar la solicitud de los padres. «Sin mi permiso y delante de mía, tachó la opción que yo escogí y con lápiz puso la opción de Valores Éticos. Ante esta acción reaccioné inmediatamente y le pedí que dejara la solicitud como yo la había puesto. Insistí y ya me hizo caso», recoge una de las quejas de una madre que solicitó Religión Evangélica para su hija sobre el comportamiento de «la persona encargada de recibir» la documentación de matrícula. Esta madre, según Giuffré, recurrió a la Delegación territorial de Educación, que le aseguró que las solicitudes «no serán modificadas por nadie que no sean los padres».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...