El Consejo Escolar podría solventar hoy la polémica de los crucifijos

La directora del centro escolar San Agustín de Fuentes de Nava mantuvo ayer una reunión informativa con padres de los alumnos en un ambiente tenso y enrarecido por la polémica

El Colegio San Agustín de Fuentes de Nava fue ayer escenario de momentos de tensión pasada la hora de salida de clase. La directora del cnetro había convocado una reunión general de carácter informativo -previa a la asamblea que celebre hoy el Consejo Escolar- para explicar la situación generada a raíz de que se hiciera pública la decisión de retirar varios símbolos religiosos de las aulas.

Como ya se ha venido informando en los últimos días, un importante número de padres habría mostrado su repulsa ante tal decisión (no obstante, sustentada por ley), por lo que la reunión de ayer subió varios enteros el tono cuando la responsable del centro trató de explicar los pasos que se habían seguido para llevar a cabo la retirada de los crucifijos de las aulas.

Los padres defienden (con el apoyo de 500 firmas) que ésta no es una decisión que pueda tomarse de forma unilateral en el claustro, por lo que la reunión de ayer también pretendía pulsar el ambiente y limar asperezas.

La decisión definitiva se tomará a partir de las 13,30 horas de hoy, cuando se reúnan los miembros del Consejo Escolar. El quinto punto del orden del día hace referencia a la retirada de los crucifijos de las dependencias del centro, un asunto sobre el que nadie quiere anticipar un resultado, aunque la decisión que se tome, será la que le dé carpetazo.

Indiferencia y apoyos. La situación resulta cuando menos curiosa tanto para los que viven ajenos a ella como para los propios habitantes de Fuentes y los más afectados por la polémica. Entre los vecinos -incluidos los alumnos del colegio-, la indiferencia es el síntoma generalizado ante la presencia o no de los crucifijos. Y apuntan a las supuestas manifestaciones airadas de un profesor -presuntamente de confesión distinta a la católica- como detonante de la polémica.

En un comunicado de apoyo a los profesores de Fuentes, la Asociación Escuela Laica de Valladolid recuerda que los colegios públicos deben respetar la aconfesionalidad y neutralidad recogidos en la Constitución. Aunque, como señalan los propios vecinos, un símbolo así no hace daño a nadie… si éste no quiere.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...