El consejo escolar del IES de Zújar tiene la palabra sobre los símbolos religiosos

La delegación de Educación ha encargado un informe pero opta porque sea el centro el que busque una solución consensuada

COMENTARIO: La Administración ante un derecho, como el de la libertad de conciencia y un incumplimiento del principio de la aconfesionalidad del Estado no puede trasladar la decisión a un órgano que no tiene capacidad para ello, como se demostró en la sentencia del crucifijo de Valladolid.
La Delegación debe velar por la legalidad y en consecuencia impedir que un centro se convierta en un exponente simbólico de proselitismos de cada cual, pues al imponerse a los otros profesores unos símbolos, estos estarán en su derecho a colocar los que estimen convenientes por sus convicciones, ya que de otro modo se vulneraría también el principio de igualdad ante la ley y de no discriminación.

La delegación de Educación no se va a pronunciar de momento sobre lo ocurrido el pasado viernes en el IES de Zújar, cuando dos profesores del departamento de Ciencias Sociales, respaldados en cierta medida por el propio director del centro Pablo López, instaron a la profesora de la asignatura de Religión, Susana Fernández de Córdoba, a que retirara unos símbolos religiosos que tenía en la habitación destinada al citado departamento que comparten entre cuatro docentes: la profesora de Religión, el director del IES y los dos profesores que se sentían ofendidos ante la visión de un crucifijo y un icono oriental de la Virgen. Ante la amenaza de recurrir al inspector de zona, la profesora no dudo un instante, para evitar cualquier problema, retirar la cruz que ella misma se había encontrado sobre un armario del instituto y el icono que le habían regalado unos compañeros de cursos anteriores.
La delegación de Educación ya posee un primer informe de lo ocurrido, pero ha encargado al inspector que realice uno más amplio tras hablar con todas las partes implicadas, a la misma vez, que considera conveniente que sea el Consejo Escolar del IES Al-Zujayr quien se pronuncie en la reunión que ha sido o va a ser convocada por la dirección del centro educativo.
El sentir de la delegación de Educación es preservar la convivencia y armonía entre la comunidad educativa. «El director debe de mediar y buscar una solución consensuada y dentro de lo que establezca la ley», ha manifestado a IDEAL una fuente de la propia delegación que opina, además, que lo ocurrido en el IES de Zújar es un hecho puntual que no debe de tener mayor transcendencia y dirimirse en el seno del Consejo Escolar.
Apoyo del alumnado
La profesora de Religión a la que sus compañeros le instaron a retirar los símbolos religiosos, asistió ayer al instituto zujareño y declinó pronunciarse sobre el recibimiento de sus compañeros. Una madre de la Asociación de Padres si comentó, sin embargo, que los alumnos están al tanto de lo ocurrido y respaldan a Susana Fernández que está considerada como una de los profesores más queridas y valoradas por la comunidad educativa. Esta misma madre informó a este periódico que un grupo de alumnos quería movilizarse en apoyo de esta profesora y ha sido esta, la que ha apaciguado sus ánimos, para no crear un problema mayor.
El propio director del IES de Zújar manifestó el martes a IDEAL que en el pueblo habían comenzado a circular comentarios, realizados por los propios alumnos, sobre una posible prohibición de que acudieran al colegio con símbolos religiosos, sobre el que dijo que se trata de un rumor totalmente infundado sobre el que también han llegado a preguntar varias madres.
En el centro de mira
La noticia de los hechos ocurrido en el IES de Zújar fue la más visitada por los internautas en el día de ayer en la página Ideal.es y entre los muchos comentarios hay uno de una madre que reclama a la delegación de Educación que solucione los problemas que periódicamente surgen en los centros educativos y que hacen que, de vez en cuando, Zújar aparezca en los medios de comunicación bien porque a una profesora sufría una enfermedad mental, no existía calefacción o porque, como en este caso, dos profesores intolerantes hacen que una compañera tenga que retirar dos símbolos religiosos como si estuviera cometiendo un crimen.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...