El Consejo Escolar del Estado pide que la religión esté fuera del horario escolar

A través de su último informe, el Consejo Escolar del Estado se ha alineado con la posición de aquellas organizaciones que abogan por una escuela laica, al solicitar que la enseñanza religiosa salga de las asignaturas que conforman el el horario escolar.

 El órgano consultivo que representa a todos los agentes de la comunidad educativa ha señalado que se puede y debe cumplir el mandato constitucional que asegura el derecho de los padres a que sus hijos reciban formación religiosa, pero fuera del horario escolar. Así, van más allá de la propuesta del Ministerio de Educación para defender que las enseñanzas religiosas no queden incluidas dentro del currículum y, por tanto, no aparezca en el tiempo dedicado a la docencia. En la propuesta realizada por el departamento de María Jesús San Segundo, se establece que la asignatura de religión estará incluida en la oferta de los centros, aunque "no computará a efectos académicos de cálculo de nota media de acceso a la universidad ni para la concesión de becas.

   El consejo considera además que los acuerdos sobre la enseñanza de las religiones en los centros públicos son claramente "contradictorios con la aconfesionalidad del Estado" recogida en la Constitución, por lo que deben ser denunciados.

   El informe recoge además que el porcentaje de alumnos que estudia la asignatura de religión ha descendido, según la Oficina de Estadística del Ministerio de Educación. Un fenómeno que afecta a todos los niveles de la enseñanza no universitaria, independientemente de la titularidad de los centros educativos.

   Los últimos datos, recogidos por el Consejo Escolar del Estado, señalan que el curso 2002-2003 la mitad de estudiantes de la ESO de los centros públicos cursaron religión, frente al 55,6% que lo hizo el curso escolar anterior. En la privada, pasaron del del 88,5% de los alumnos de secundaria obligatorio en el 2001-2002 al 85,8% un año después. En primaria, el porcentaje pasó del 80,2% al 78,1%, en la escuela pública, mientras que en la privada se estabilizó en el 88%. En el caso de los estudiantes de bachillerato de centros públicos, cayó casi tres puntos en un curso hasta situarse en el 40,6%. En los centros privados,  perdieron más de siete puntos al pasar del 89,2% al 82,1%.

   Los registros medios en España no se corresponden con los de Catalunya, donde la implantación de la enseñanza religiosa, sobre todo en la enseñanza pública, es sensiblemente más baja. En Catalunya la proporción de alumnos que solicitaron estudiar religión se situó en 37,5% (primaria) y 13,6% (secundaria obligatoria). En el caso de los centros privados, representan el 77,1% (primaria) y el 72,8% (secundaria obligatoria). Para el bachillerato, el ministerio sólo ofrece las cifras absolutas: 2.273, en los públicos, y 20.566, en los privados.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...