El consejero de Turismo pide por carta al obispo una reunión sobre la Mezquita

Rodríguez le muestra su «preocupación» por la desaparición del pasado omeya en los folletos. Cree que las decisiones del Cabildo «pueden afectar gravemente a la promoción de esta joya»

COMENTARIO: Penoso espectáculo el de la Junta, poco menos que suplicando al obispo, para que la Iglesia recupere la palabra «Mezquita» en la publicidad de la Mezquita de Córdoba. ¿Cómo es posible que sufriendo esta insoportable situación, la Junta proponga que la gestión de la Mezquita siga en manos de la Iglesia? ¿No queda aquí en evidencia que este bien público debe ser de uso exclusivamente civil y gestionado en bien de todos sólo por el Estado?


El consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, ha remitido una carta al obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, en la que le solicita una reunión en el plazo más breve posible para abordar la promoción de la Mezquita y analizar las consecuencias que puede acarrear para el sector turístico la eliminación de las referencias al pasado omeya de este monumento histórico en los folletos informativos del mismo. En su escrito, Rodríguez expresa su «más profunda preocupación por las decisiones que está adoptando el Cabildo» en relación con la difusión de la Mezquita-Catedral, ya que «pueden afectar gravemente a la adecuada promoción turística de esta joya histórica y arquitectónica», que, según recuerda, es el primer monumento en número de visitantes en Córdoba y el segundo en Andalucía, tras la Alhambra de Granada.

En este sentido, indica que, con independencia de su uso religioso, que «lógicamente respetamos, resultaría absurdo que no se explotasen todas sus posibilidades turísticas». Por ello, lamenta que la palabra Mezquita haya desaparecido de la web institucional, de los folletos que se reparten y de las entradas del monumento, donde tan sólo se registra la denominación de Santa Iglesia Catedral.

DECISION UNILATERAL El consejero, que no pretende en esta reunión abordar la titularidad del monumento, como anunció esta semana durante una visita a la ciudad, considera que esta decisión, «adoptada unilateralmente por el Cabildo, en nada contribuye a resaltar los recursos turísticos con los que cuenta Córdoba y Andalucía» y añade que, al contrario, «puede acarrear consecuencias negativas» para su adecuada promoción. A su juicio, esta omisión del nombre de la Mezquita «genera, en el mejor de los casos, confusión» a los viajeros. Por este motivo, el consejero anunció esta semana que la Junta editará folletos nuevos si el Cabildo no rectifica los suyos.

Rafael Rodríguez entiende que, de la decisión del Cabildo, «podría concluirse» que «se pretende ocultar la naturaleza islámica del monumento omeya», una impresión con la que, «si fuera cierta», está en «profundo desacuerdo». A este respecto, subraya que el monumento es «conocido internacionalmente por su mestizaje arquitectónico» y recuerda al obispo que fue precisamente por ello, «por lo que fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en 1984».

EJEMPLO DE CONVIVENCIA En su misiva, también indica al prelado que, precisamente, una de las mayores fortalezas del monumento está «en su capacidad para sintetizar el legado histórico andaluz» y reflejar «un encuentro entre culturas y civilizaciones», así como constituir un «ejemplo de convivencia entre personas de credos, etnias, culturas y nacionalidades diferentes». «Pretender disimular, cuando no ocultar, tal realidad es una actitud que ni comprendo ni comparto», afirma. El consejero traslada al obispo la importancia del turismo como pilar económico de la ciudad, por lo que «dificultar su adecuado impulso supondría obstaculizar su propio desarrollo, lo cual, en el actual contexto, implicaría una irresponsabilidad difícil de explicar y, mucho más, de comprender», al tiempo que defiende que ejercerá su labor para garantizar la adecuada promoción del principal recurso de Córdoba. Finalmente, Rafael Rodríguez concluye en su escrito que «todas estas son razones suficientes para que el Cabildo rectifique los acuerdos adoptados con relación a la difusión y promoción de la Mezquita», por lo que solicita al obispo de Córdoba la posibilidad de mantener un encuentro «en el plazo más breve posible para profundizar en las mismas y ampliar estos argumentos».

La polémica salpicaba esta semana al alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, que, menos preocupado por esta cuestión, animó a la Junta de Andalucía a «preocuparse por lo menos lo mismo por el conjunto arqueológico de Medina Azahara que por la Mezquita-Catedral».

El Cabildo no quiso ayer hacer declaraciones sobre este tema.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...