El cole donde estalló el escándalo de pederastia de los Maristas pierde dos clases de P3

Ensenyament suprime dos unidades de educación infantil en la escuela de Sants-Les Corts, al no llegar al mínimo de inscritos

En la misma zona, la escuela pública Barcelona abrirá un grupo extra, mientras que la concertada Manyanet mantiene alumnos

La Conselleria d’Ensenyament ha ordenado suprimir dos clases de educación infantil de uno de los tres colegios maristas afectados por el escándalo de pederastia desvelado por este diario y en el que ya constan denuncias de 43 alumnos y exalumnos contra 12 profesores y un monitor de comedor. La reducción ha recaído sobre la escuela de Sants-Les Corts, que no ha conseguido matricular el número mínimo de alumnos para mantener los cuatro grupos de P3 con que contaba hasta ahora. La medida implica que los Maristas dejarán de percibir los fondos públicos que la Administración destinaba a las dos clases desaparecidas, aunque mantiene la subvención para el resto de cursos.

La Generalitat argumenta la decisión, recogida en una orden firmada por la ‘consellera’ Meritxell Ruiz y publicada el 27 de julio en el ‘Diari Oficial de la Generalitat’, en el hecho de que “el número de alumnos resultante del proceso de matriculación no justifica el mantenimiento de algunas unidades concertadas” y recuerda a los titulares del centro educativo, la Fundación Champagnat, que pueden presentar un recurso contencioso-administrativo.

La congregación religiosa espera que «con las matrículas que se han producido a última hora» logre mantener «al menos una de las dos unidades amenazadas», ha indicado un portavoz, que no ha precisado, sin embargo, cuántos estudiantes se habrían matriculado en la escuela después del plazo oficial.

LA PÚBLICA GANA PLAZAS

Aunque el descenso de estudiantes inscritos para hacer P3 este año acusado en el conjunto de Catalunya ha sido del 12,3% respecto al curso pasado, en la zona de Sants-Les Corts, el Consorci d’Educació de Barcelona ha tenido que abrir una línea o clase adicional (un ‘bolet’) en la escuela pública Barcelona, situada a apenas cuatro minutos a pie de los Maristas, para atender el aumento de demanda que ha registrado ese centro. El colegio Barcelona tendrá el próximo curso 74 alumnos de P3, mientras que los Maristas escolarizarán a 45 niños, ha indicado el consorcio.

¿Significa esto que ha habido en Les Corts un trasvase de alumnos de la concertada a la pública, como ha ocurrido en otros barrios de Barcelona? De haber sido así, también el otro colegio religioso que hay en el barrio, el Pare Manyanet, tendría que haber registrado una disminución de matrícula, pero en este caso, a diferencia de los Maristas, se van a mantener las tres clases de P3 que la escuela tiene concertadas.

Perder de golpe dos grupos de un mismo curso, como le ha ocurrido en primero de infantil a los Maristas de Sants-Les Corts (la mitad de los que tenían el curso pasado), no es habitual. Cuando Ensenyament decide cerrar aulas en la concertada suele hacerlo de forma gradual, suprimiendo los grupos de uno en uno. Es lo que les ha pasado también a los Maristas en su colegio de Badalona, el Champagnat, que el próximo curso tendrá un grupo de P3 menos. Tampoco en este caso la matrícula ha llegado al número mínimo de alumnos por aula exigido por Ensenyament para mantener el concierto.

UN MÍNIMO DE 20 ALUMNOS

Esta ratio es actualmente de 20 estudiantes por grupo en el caso de la enseñanza infantil y primaria (y de 25 en la ESO), según recoge una resolución de la ‘consellera’ Ruiz del pasado 9 de marzo. Únicamente en casos muy concretos, en especial en áreas de alta complejidad social, se autoriza a una escuela concertada mantener la subvención por debajo de la cifra mínima de alumnos.

El colegio de los Maristas de Sants-Les Corts, donde el curso pasado estudiaban más de 1.460 alumnos, ofertó el pasado marzo, pocas semanas después de que se conociera la confesión del exprofesorde gimnasia Joaquim Benítez, un total de 68 plazas de P3. Tras el proceso de preinscripción, la escuela registró 42 peticiones de nuevos alumnos. El año anterior había tenido 51, un 16% más que este 2016, aunque finalmente se cubrieron todas las plazas. En cambio, según informa la escuela, para ingresar en alguno de los cinco cursos ofertados para primero de ESO ha habido listas de espera.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...