El Círculo Musulmán aflora una incongruencia de Podemos como partido

Una de las divisas definidoras de Podemos, de sus franquicias y consocios es el laicismo, cuando no el ataque a la presencia pública en determinadas instituciones del Estado de todo lo que huela, represente o simbolice algo religioso. No en vano, sus cargos electos han dado muestras evidentes de la práctica de esa separación al dejar de asistir a todo tipo de ceremonias tradicionales que tuviera algo que ver con la Iglesia. Si ese es su ideario y programa, es respetable, al menos por mi parte.

Pero si ese es un principio definitorio, ¿a qué viene que uno de sus nuevos Círculos sea el Circulo Musulmán. El Islam es una religión, los musulmanes son los seguidores de una determinada religión. ¿En qué quedamos? ¿Tendrían un Círculo católico, otro protestante, otro budista, otro taohista, otro de sincretistas? O sea, que la religión diferencia. Entenderíamos un Círculo Escandinavo, otro marroquí y otro de la Pampa, ¿pero  musulmanes? Y es destacable otro aspecto, no menos llamativo, tanto en este Círculo, como curiosamente en los movimientos instalados como cooperantes del independentismo radical de Cataluña (Nous Cataláns) acampan musulmanes del ámbito salafista, Hermanos musulmanes y semejantes, como advierten los propios marroquíes que no comulgan con el extremismo, señalando que estos radicales se van haciendo cada vez que el control de mayor número de mezquitas en Cataluña y de las tiendas donde se venden comida “Halal”.

Volviendo a los musulmanes de Podemos, su dirigente es un ex comunista reconvertido al Islam. Y con él otros setenta españoles conversos. Lo más curioso que estos hombres de Alá dicen: “Nosotros también creemos que el Estado debe ser laico”, aseguran los miembros del círculo. En un reportaje al efecto publicado recientemente por el diario “El País”, el jefe de filas de estos musulmanes de Podemos, de apellido González, afirma que no existe incompatibilidad sobre las ideas del partido la que se acogen y el Islam:  “Pensamos que la verdadera actitud de un creyente es la defensa de los débiles y de los desfavorecidos. Los musulmanes de aquí deben participar en la sociedad en la que viven”.

Por lo pronto han iniciado una campaña para que España reconozca la nacionalidad española a los descendientes de los moriscos expulsados…Pero no dicen nada de que buena parte de ellos se convirtieron en piratas que desde sus bases en Marruecos se dedicaron a atacar a los buques españoles. Pero de eso hablaremos otro día.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...