El cementerio musulmán estará en noviembre y tendrá 577 tumbas

Tendrá un jardín islámico y 407 tumbas más. El recinto se creó durante la Guerra Civil para enterrar a la guardia mora de Franco. Había sufrido profanaciones en los últimos años.

El cementerio musulmán de Granada, situado en la Dehesa del Generalife, contará con una capacidad para 577 enterramientos, 407 más de los que albergaba anteriormente, una vez que concluyan, a finales de noviembre según lo previsto, las obras de restauración, presupuestadas en 560.000 euros.

Así lo ha asegurado hoy el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, quien ha visitado las obras del camposanto junto a la directora del Patronato de la Alhambra y Generalife, María del Mar Villafranca.

Las obras del cementerio musulmán, cuya titularidad es del Ministerio de Cultura, comenzaron el pasado mes de febrero y han consistido en el vallado del perímetro externo, la construcción de una zona auxiliar para la administración, los aseos públicos y el almacén de mantenimiento, así como la edificación de un pabellón con zona de lavado para asistir a los difuntos por el rito musulmán.

La dirección técnica y el proyecto ejecutivo corre a cargo del Patronato de la Alhambra y el Generalife , como consecuencia de un acuerdo del Pleno del Patronato en marzo de 2003.

La directora del Patronato ha añadido que el proyecto incluye un jardín islámico, de tal manera que el cementerio será compatible con el uso cultural.

El acondicionamiento y la restauración del camposanto musulmán responde a una reivindicación y petición histórica de la comunidad islámica en Granada, que ha criticado durante mucho tiempo el abandono del camposanto.

Debido al vallado provisional en estado precario y a la falta de seguridad en el recinto, se han llevado a cabo numerosos destrozos, la profanación de tumbas o la celebración de misas negras.

En este sentido, la arquitecta encargada del proyecto, María Victoria Mir, ha puntualizado que el cementerio musulmán, que constará de 4.500 metros cuadrados, tendrá un vallado perimetral al que accederán las personas con un control previo.

Por su parte, el representante de la comunidad musulmana en el barrio del Albaicín bajo, Zacarías Maza, ha expresado su agradecimiento por la "dignificación" del camposanto y su "alivio" de poder contar con un espacio "tan necesario".

El recinto tendrá un vallado perimetral al que accederán las personas con un control previo

Maza ha señalado que han pasado "muchos apuros" hasta tener un recinto donde practicar los enterramientos por el rito musulmán de aquellas personas que han fallecido en Granada.

Ha recordado, por ejemplo, que las salas de lavado del difunto no estaban permitidas en los hospitales, por lo que tenían que "andar con el difunto de un lado a otro, cuando lo que menos de debe hacer es mover el cadáver".

El denominado patio islámico se creó durante la Guerra Civil española para los fallecidos de la guardia mora creada por Franco, que ocupan unas 50 tumbas, pero no fue hasta 1980 cuando se retomó ahí el entierro de la comunidad musulmana asentada en Granada, formada por más de 20.000 personas en toda la provincia.

Desde 2002, Emucesa, la empresa municipal que gestiona el camposanto de San José de Granada, asume el registro administrativo del cementerio musulmán.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...