El catecismo infantil suaviza la visióndel infierno y el purgatorio

El episcopado edita un manual más amable para atraer a los niños de 7 a 10 años ? El pecado es ahora «decir no al amor de Dios, desobedeciendo sus mandamientos»

Los tiempos han cambiado y las prohibiciones y castigos terroríficos son de dudosa eficacia a la hora de propagar la fe. Con esta filosofía, la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha suavizado, con el beneplácito del Vaticano, la descripción del infierno y la gravedad del pecado en el nuevo catecismo dirigido a los niños de 7 a 10 años que se hallan en la etapa de formación cristiana, a las puertas de recibir la primera comunión.
El infierno, a diferencia del texto antiguo, ya no es "un lugar donde los malos, apartados de Dios, sufren penas eternas", sino "el sufrimiento de los hombres que, después de la muerte, están separados de Dios para siempre". También se ha eliminado la clasificación que divide los pecados en mortales y veniales. Se habla de pecado sin más e incluso pecar ha pasado de ser "toda acción u omisión voluntaria contra la ley de Dios" a simplemente "decir no al amor de Dios, desobedeciendo sus mandamientos".
El nuevo texto, que lleva por título Jesús es el Señor, mantiene la existencia del purgatorio, pero ya no se trata de un espacio concreto de sufrimiento donde se purifican, antes de entrar en el cielo, los que mueren en gracia de Dios sin haber pagado por sus pecados. "Es el sufrimiento de los hombres que han muerto en paz con Dios, pero que tienen que ser purificados de sus pecados antes de participar en la felicidad del cielo", asegura la nueva publicación, de la que se ha hecho una tirada inicial de 100.000 ejemplares y cuya presentación corrió ayer a cargo del obispo de Tortosa y presidente de la subcomisión episcopal de catequesis de la CEE, Javier Salinas.
Salinas explicó que se ha procurado cuidar el diseño y los elementos de representación pictórica, con el uso de un material "muy colorido y atractivo", teniendo sobre todo en cuenta que va dirigido a un público muy especial, los niños. De paso, se han reducido a solo 76 las preguntas o fórmulas de fe (frente a las 304 del catecismo de 1968).
El secretario general de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino, aseguró que se se trata de un "acontecimiento magno, grande, que descuella como una de las tareas de la CEE". Relató que el texto fue aprobado en la reunión de noviembre del 2006 de la plenaria de los obispos, con 70 votos favorables y dos abstenciones, pero su difusión se ha retrasado porque, como es preceptivo, debía ser ratificado en Roma por la Congregación para el Clero.

MÁS COMUNIONES
El obispo de Tortosa confirmó que durante los últimos años la Iglesia ha detectado un aumento progresivo de niños que reciben el bautizo con motivo de la primera comunión. Admitió que no se trataba de un "crecimiento espectacular", pero sí significativo desde que hace unas dos décadas se expandió la práctica entre algunos padres de no bautizar a sus hijos para dejar esta elección a sus vástagos al alcanzar la mayoría de edad. Sin embargo, según sus datos, crece el número de niños que deciden hacer la primera comunión, a cuya preparación se dirige el catecismo. El episcopado cifra en 266.000 las celebradas en el 2007 en toda España.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...