El caso del aborto de una niña de 13 años violada en Argentina desata una «guerra santa»

Con Roberto Niez, el cura Emanuel Boneta y pastores evangélicos del grupo ProVida anoche se llevó a cabo una convocatoria en el palacio de tribunales.

Bajo la lluvia unas 100 personas se manifestaron pidiendo la derogación del protocolo de aborto, el tema visiblemente politizado marco como moción “no votar en las próximas elecciones a ningún candidato que autorice o avale el aborto”.

Tras rezar y cantar el himno nacional los simpatizantes de Concordia por la vida se desconcentraron.

Intiman al obispo

Mientras se realizaba la marcha promediando las 20.00 horas el Dr. Pedro Lamadrid abogado de la familia de la niña violada y re victimizada por la exposición pública luego de la práctica hospitalaria conocida como Interrupción Legal del Embarazo (ILE), le envió al Obispo de Concordia Luís Collazuol, una carta documento en la que lo “intima a formular las públicas aclaraciones dando cuenta del error en las manifestaciones” en referencia a sus afirmaciones públicas dando por cierto que el feto “vivió” 10 horas.

En la misma carta documento el abogado cuenta que la niña de marras, tuvo dos intentos de suicidio luego del escarnio público. Por si faltaran afirmaciones el abogado deja expuesto al fiscal José Arias al asegurar que, en “la historia clínica se constata que (el feto) nació sin vida y que fue secuestrado (como óbito) inmediatamente (es decir en minutos de ocurrido el suceso) por la Fiscalía en un frasco con formol”.

TEXTUAL

El suscripto, en su condición de letrado patrocinante de los padres de la menor G.A.A. y naturalmente de la misma, dado sus publicas manifestaciones avalando circunstancias claramente falsas, mendaces y cargadas de una morbosidad pocas veces vista en nuestra civilidad, procedo a señalarle las siguientes cuestiones, a saber:

1.- Que el suscripto, es un hombre practicante de la fe católica y letrado defensor de la vida y de los derechos fundamentales de las personas.

2.- Que las manifestaciones públicas realizadas por Ud. en su condición de OBISPO de CONCORDIA, sustentados en hechos claramente falsos, determinan una notable tristeza y pesadumbre. Ello, dado que se alejan de las enseñanzas de Jesús y conspiran, irremediablemente, con la vocación y confianza en la práctica religiosa.

3.- Que en ese camino, las manifestaciones realizadas por Ud., sustentado en la morbosidad falsa de señalar que un recién nacido permaneció diez horas vivo sin atención médica –cuando de la historia clínica se constata que nació sin vida y que fue secuestrado (como óbito) inmediatamente (es decir en minutos de ocurrido el suceso) por la Fiscalía en un frasco con formol-, se olvidó de cuidar al prójimo más necesitado en el evento: una pequeña niña de trece años, violada y que luego de conocidas las repercusiones públicas, intentó en dos oportunidades quitarse la vida.

4.- Que naturalmente, el desarrollo del presente, se comunicará para instar el sumario canónico ante las autoridades que fueren pertinentes por la responsabilidad de sustentar noticias de tan salvaje falsedad.

5.- Que es por ello, que la cuestión merece una prudente y sincera reflexión de su parte, por lo que se lo INTIMA a formular las públicas aclaraciones dando cuenta del error en las manifestaciones como asimismo lo invito como practicante católico a dar las disculpas personales a la menor y a los padres de la misma.

6.- Que naturalmente, se le anoticia que de proseguir con vuestra inicial postura se promoverán las acciones judiciales y canónicas que por derecho correspondan.

QUEDA UD. DEBIDAMENTE NOTIFICADO e INTIMADO

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...