Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El cártel sacerdotal europeo

Tal vez es una apreciación mía, pero parece que cada vez más, la herencia del racionalismo posrenacentista va cobrando poco a poco forma en Europa en forma de escepticismo religioso, entendido no sólo como el cuestionamiento moral de las creencias espirituales, sino principalmente, como el abandono de las prácticas religiosas organizadas y controladas por la jerarquía. El desapego de la sociedad a la iglesia heterodoxamente entendida, bien por convencimiento combatientemente ateo como es mi caso, bien por indolencia agnóstica hedonista, bien por completa falta de sintonía con la nomenclatura cristiana, alimenta el laicismo, el enemigo de nuestros capos espirituales.

También el Islam, la otra principal religión del libro, emergente hoy en Europa por la llegada de nuevos habitantes, verá mermada muy pronto su influencia por un fenómeno irremediable: Las nuevas generaciones no podrán asimilar el camino que les lleve desde prácticas criptomedievalistas hasta la moderna sociedad de consumo, con su libertad de comportamientos. Y la mayoría, integrando consumo, tecnología y libertad de pensamiento en un único modelo, abandonará la práctica activa de una religión que no podrá acercarse, ni de lejos, a conjugar su vida cotidiana con el dogma de fe. Aunque siempre quedará un poso de creyentes, en una posición de quasi-esquizofrenia moral, cuya viñeta ilustrada los podría dibujar con un ojo fijo en el Corán y el otro en las minifaldas (o lecturas, o amistades, o trabajos, o universidades…) de sus mujeres e hijas, emancipadas gracias a la inmersión educativa obligatoria de nuestro sistema de libertades públicas.

Otras practicas cubren hoy día esa necesidad espiritual que parece compeler a los ciudadanos a creer en la magia. Fe en el tarot, en "una energía", en horóscopos, en que "no se que hay pero hay algo", budistas, adeptos a las terapias espirituales, energías positivas, cienciologistas, o modernos gaistas que creen en la "madre tierra", etc.. Todo ello apenas alcanza a encubrir un fenómeno que se me antoja diáfano: O la gente no cree en dios entendido como el Yahvé judeo-cristiano, o, si lo hace, quiere seguir a Jesús y quiere hacerlo sin intermediarios, como en el origen del cristianismo. Los obispos van perdiendo credibilidad a marchas forzadas, lo cual, como podemos ver, se traduce en una mayor virulencia y agitación del núcleo más duro: opusdeistas, legionarios de cristo, kikos, neocatecumenistas, cristianos renacidos, y una lista cada vez más nutrida de sectas cristianas, bendecidas por la iglesia, y ferozmente combatientes a los cambios sociales, sexuales, espirituales, científicos… que hoy se multiplican en las sociedades modernas occidentales como en su tiempo se extendió el racionalismo o el liberalismo, o el marxismo, o el sufragio universal.

Una vez el cártel sacerdotal europeo (cardenales, imanes, obispos, etc..) se de cuenta de hasta que punto se encuentra en proceso de eliminación como grupo de presión de una cierta influencia en la sociedad moderna de este continente, no va a dudar ni un instante en unirse bajo la misma bandera, acercando la cruz a la media luna de un modo históricamente inédito.

Vamos a asistir en un futuro muy próximo al principio de éste proceso. Seguramente serán aún tímidos intentos de aproximación. Algo así como declaraciones públicas de apoyo ante un problema concreto que enfrente a uno de los dos grupos con una nueva ley, una nueva línea de investigación científica… Una cuestión que sea lo suficientemente polémico todavía entre la ciudadanía como para enmascarar la pátina decimonónica que barniza cualquier traba a nuevos avances sociales o científicos… Un gesto de comprensión moral…

De nosotros, de nuestra capacidad de perspectiva y de resistencia dependerá su éxito

La ofensiva esotérica

Evangelistas, adivinos, obispos apocalípticos, tiradoras de cartas, tarotistas, creacionistas, abducidos por ovnis, etc… estamos asistiendo desde hace unos años a una ofensiva en toda regla por parte de los defensores de los fenómenos paranormales.

Las cifras que resultan de las estadísticas públicas sobre el nivel de credibilidad de toda esa tropa son alarmantes. ¿Quién no conoce un amigo, un familiar, que no haya llamado alguna vez a un tarot, que no haya consultado a un mago o que no de crédito a fábulas bíblicas? ¿Cuál es el proceso mental que lleva a gente, que en la vida cotidiana se comporta con toda normalidad, a mantener esos comportamientos infantiloides y a creer que un desconocido (previo pago) predecirá su futuro mirando unos cartoncitos con dibujos o que un sacerdote, diciendo unas palabras mágicas, convierte un vaso de vino en la sangre de un hombre muerto hace dos mil años?

Y ahora toca el alud de los creacionistas, cretinos funcionales que creen que fue su dios quien creó el mundo hace menos de seis mil años (periodo en el que se inventaba la escritura en Mesopotamia), contra toda evidencia científica. ¿Y los fósiles, preguntamos? Los puso dios en la tierra para que los encontremos, responden. ¿Y la evidencia científica? Las verdades científicas no pueden estar por encima de lo que escribieron hace miles de años unos profetas semitas, mantienen. Es como decir que fumar no puede ser malo porque si fuese perjudicial ya lo hubiese escrito algún profeta en su libro sagrado.

Pero cuidado, que estas mentalidades casi patológicas no son sólo patrimonio de clases desfavorecidas para sembrar en ellas el germen de la sumisión. No. Dirigentes de países actuales, islámicos y cristianos, con armamento y medios de todas clases, hacen de sus particulares revelaciones paranormales e interpretaciones martiriológicas de textos históricos una forma de gobierno. Hoy, el hombre más poderoso del mundo es un ex alcohólico, un embustero, que ha evolucionado desde aquel asesino en serie que firmaba sentencia de muerte como gobernador a este asesino de masas en medio oriente, que cree que dios creo a la mujer de una costilla de Adán. No como una alegoría, sino como un hecho real.

¿No os resulta todo eso casi irreal, como si viviésemos en una realidad paralela…?

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

Madre como Dios manda

La presidenta de la Comunidad de Madrid quedará este viernes investida en su segundo mandato. En el debate de…
Total
0
Share