El cardenal mimado del Papa dejó en Toledo un agujero de cinco millones

El cardenal Antonio Cañizares Llovera, actual prefecto (ministro) de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, dejó un agujero de 5,2 millones de euros en la diócesis toledana, de la que fue titular hasta el pasado mes de junio, según los datos aportados por el gerente de la sede Primada, Anastasio Gómez, quien también lamentó la caída de los ingresos procedentes de los cepillos y del turismo que visita, previo pago de entrada, el rico patrimonio eclesiástico de la Ciudad de las Tres Culturas.

Nueve años tardará la Iglesia toledana en tapar el agujero económico dejado por el actual ministro del Papa Benedicto XVI, el cardenal Antonio Cañizares, que estuvo al frente de la Diócesis Primada de España entre 2002 y 2009. Algo más de seis años para acumular una deuda superior a los 863 millones de pesetas; a razón de 144 millones por año de media engordando el déficit eclesiástico.

Diócesis más rica de España
El actual cardenal, Braulio Rodríguez, será el encargado de pilotar la recuperación económica de la que se dice es la diócesis arzobispal más rica de España. Para ello, el equipo de ecónomos y canónigos obreros, con Anastasio Gómez a la cabeza, han diseñado un plan financiero que pasa, necesariamente, por un nuevo endeudamiento crediticio con fecha de amortización en 2019, año en el que está previsto volver a los números negros y a la senda del crecimiento.

Los cepillos caen un 20%
Los nuevos gestores de la Diócesis Primada, entre los que se encuentra el nuevo provicario general, Ángel Fernández, que sustituye al hombre de confianza de monseñor Cañizares en los dineros eclesiásticos toledanos, Juan Miguel Ferrer, nombrado por el Papa subsecretario para la Congregación de la que es prefecto Antonio Cañizares, lamentan también la caída del 20% de la recaudación procedente de los cepillos de las numerosos parroquias existentes en Toledo, así como la disminución de los turistas que, religiosamente (y nunca mejor dicho), pagan sus entradas para visitar la impresionante catedral toledana, el cuadro del Entierro del Conde de Orgaz, obra de El Greco (tal vez el museo más rentable del mundo), la sinagoga de Santa María La Blanca o la mezquita del Cristo de la Luz, amén del complejo monacal de Guadalupe, que a pesar de localizarse en Extremadura se encuentra bajo la jurisdicción toledana.

Deuda también en Granada…
El caso es que el cardenal Cañizares, que ya había dejado en 2002 una deuda en la diócesis de Granada superior al millón de euros, se gastó en 2008 algo más de 15 millones que contrastan con los 10 recaudados. El prefecto del Vaticano, en su frenético deseo de evangelizar los barrios toledanos, invirtió 6,3 millones en la construcción de nuevos templos en la ciudad con más parroquias de España y otros 3,3 en adoctrinar a los fieles.

…y en Ávila
Pero no sólo en Granada ha dejado huella económica monseñor Cañizares. Siendo titular de la diócesis de Ávila (1992-1996) erigió la Universidad Católica “Santa Teresa de Jesús”, que desde entonces arrastra una deuda superior a los seis millones de euros y que llevó al Ayuntamiento abulense a recalificar unos terrenos propiedad de la iglesia, que le supusieron unas plusvalías de 19 millones de euros. Hecho denunciado por el Grupo Socialista, cuya portavoz, Mercedes Martín, acusó al PP, partido que gobierna por mayoría absoluta la ciudad, de propiciar el “enriquecimiento fácil del obispado”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...