El cardenal Dolan, arzobispo de Nueva York, compensará a víctimas de abusos sexuales a cambio de que no denuncien

Exige que los expedientes de los curas pederastas sigan siendo confidenciales

Los supervivientes creen que es «otra táctica diseñada para evitar la transparencia

Víctimas de abusos sexuales perpetrados por sacerdotes -siempre y cuando no denuncien sus casos a las autoridades civiles- podrán buscar compensación de la archidiócesis de Nueva York. Los expedientes de sacerdotes pederastas, sin embargo -y de lo que la Iglesia hizo en lo que a ellos se refirió- se mantendrán confidenciales.

El cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, anunció este jueves que la archidiócesis pedirá un préstamo a largo plazo para llegar a sus compromisos bajo un nuevo programa de compensaciones. Dijo que decidió crear el fondo en respuesta a supervivientes de abusos que le habían pedido «una señal tangible de la solicitud de la Iglesia y un sentido de reparación». «Las heridas de muchos seguirán enconándose«, afirmó, «pero de forma muy entendible nos dicen que esperan más compasión».

El establecimiento del nuevo fondo viene tras controversias en los últimos meses sobre una posible reforma de los plazos de prescripción para los abusos sexuales, cambio a que la Iglesia se ha opuesto firmamente.

Anne Barrett Doyle, codirectora de la web BishopAccountability.org -una asociación que defiende los derechos de supervivientes de abusos- dijo que la iniciativa de Dolan es solo«otra táctica diseñada para evitar la transparencia».

La Red de Supervivientes de Abusos de Sacerdotes (Survivor’s Network of those Abused by Priests) asimismo condenó el nuevo plan, denunciando que no solo llega «muy tarde»sino que es una excusa para evitar la reforma del estatuto de limitaciones. «No estamos contentos con el anuncio», dijo el director de SNAP, David Clohessy.

El programa de compensaciones comenzará con una primera fase que cubrirá a 150 víctimas que presentaron demandas en los pasados 30 o 40 años. La archidiócesis indicó que las personas con nuevos casos, que también crean que son elegible para una compensación, deben participar por su cuenta del programa, y estos serían evaluados en una segunda fase. Sin embargo, el nuevo plan -que solo se les aplicaría a víctimas de la archidiócesis de Nueva York, y no a las otras 7 diócesis del estado- no ofrece ninguna protección a los que desean que se encaucen sus casos en lo penal o lo civil, ni garantiza que se traiga a la luz el rol que ha llegado la Iglesia en el encubrimiento de casos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...