El cardenal Cañizares advierte que acudirán al Supremo si no se respetan los Acuerdos con la Santa Sede en materia de educación

El Arzobispo de Toledo y cardenal primado tambián ha criticado hoy de nuevo la política familiar del Gobierno. El cardenal primado y arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, criticó hoy la política educativa y familiar del Gobierno, así como el divorcio y el aborto, y aseguró que si no se respetan los Acuerdos con la Santa Sede en materia de educación "acudiremos al Tribunal Supremo".

Cañizares, que abrió hoy el curso de verano "Catolicismo y España", organizado por la fundación García Morente que preside el cardenal y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, y la Universidad San Pablo Ceu, afirmó que no está "conforme en modo alguno con la LOE", porque responde a una concepción marcada por los objetivos de la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Y agregó que su implantación es fruto del proyecto de implantar una nueva cultura, que surge en 1976, y cuya primera muestra fue la de imponer la asignatura alternativa a la clase de religión.

El purpurado dijo que, en relación con la disposición adicional tercera de la LOE, existe una "base de acuerdo" para que en su entrada en vigor en este curso, y en relación con los criterios objetivos para el acceso al destino de los profesores de religión, se tengan en cuenta los Acuerdos con la Santa Sede. Si esta base de acuerdo no se respeta, agregó, "estamos dispuestos a acudir a los tribunales".

Sobre la situación de la familia, con cuyo análisis inició su intervención, Cañizares aseguró que España es "uno de los lugares de Europa donde la institución familiar sufre mayor deterioro, y la última en planes de apoyo y protección a la familia".

"Familia, educación y defensa de la vida -aseveró Cañizares- son las tres realidades básicas que configuran lo que es y lo que está llamada a ser España hoy y en el futuro", para agregar que en ella "se juega el futuro del hombre y de la sociedad".

Citando al Papa, el cardenal primado recalcó en varias ocasiones que el derecho a la vida desde el mismo momento de la concepción, el derecho a nacer y formarse en la familia, concebida como la unión entre un hombre y una mujer, y sin que ésta sea suplantada por otras formas o instituciones, son fundamentales para la sociedad.

Abogó también por el derecho inalienable de los padres a elegir la educación que deseen para sus hijos, y señaló que la demanda mayoritaria de la asignatura de religión refleja el interés mayoritario por una educación que potencie el desarrollo integral de los jóvenes.

El arzobispo de Toledo recalcó también que familia, educación y vida son principios irrenunciables y que no "son verdades de fe", sino que "están escritos en la propia naturaleza humana". "No tienen carácter confesional, dijo, sino que se dirigen a todas las personas independientemente de su opción religiosa".

Cañizares reiteró que el Estado está al servicio del hombre, de su defensa, para afirmar que los derechos humanos son anteriores al mismo Estado o cualquier ordenamiento jurídico porque están consagrados para el ser humano por el mismo hecho de serlo.

Es obligación del Estado tutelarlos y garantizarlos, en todos los aspectos, y garantizar las libertades para evitar totalitarismos, y la Iglesia lo único que está haciendo con la defensa de estos derechos es ayudar "a salvar a la joven democracia española muy zarandeada por tantos aspectos que todos conocemos".

En su ponencia sobre "Familia, educación y vida desde la fe en España", Antonio Cañizares dijo que son muchos los padres de familia que "piden atención urgente a la familia hoy, que padece grandes males, y ya es hora de afrontar sus soluciones sin complejos".

Como una de las causas de la crisis de la familia citó a la "plaga del divorcio que cobra sus víctimas en los hijos", y recordó a su antecesor cardenal Marcelo González Martín, cuyos pronósticos sobre las consecuencias del divorcio "se hacen realidad".

Sobre las uniones homosexuales y el matrimonio entre personas del mismo sexo, dijo que con ellas "se está destruyendo la verdad del matrimonio" y se lleva a la "quiebra" de la humanidad que existe en las familias surgidas del matrimonio entre un hombre y una mujer. Constituyen, dijo, "un riesgo para toda la sociedad, en su futuro".

Para Cañizares, la familia es la "verdadera grandeza de una nación" y la institución más importante como "camino de humanidad" y de formación.

Y en relación con la LOE, el purpurado recalcó que la educación no sólo tiene que preocuparse por el fracaso escolar sino también por la formación integral de la juventud. La LOE, señaló Cañizares, "en si misma puede dañar muchas cosas, incluso derechos básicos".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...