El candidato presidencial francés Macron incluye en su programa “enseñanza sobre el hecho religioso en las escuelas”

El candidato presidencial Emmanuel Macron ha presentado hoy el programa electoral de su partido. El popular ex banquero y exministro de Economía del Gobierno Hollande, que abandonó a su mentor para crear su propia formación de centro, “¡En Marcha!”, trata así de mitigar las críticas por su indefinición y su falta de propuestas concretas.

El programa se vertebra alrededor de seis ejes: reforma educativa, “sociedad del trabajo”, modernización de la economía, seguridad, estrategia internacional y moralización de la vida pública. Dado el perfil tecnocrático de Macron, que fue banquero de negocios de la firma Rothschild, uno de los aspectos más esperados eran las propuestas económicas. El candidato promete reformar el sistema de prestaciones por enfermedad y por desempleo, suspendiendo por ejemplo las ayudas a aquellos candidatos que rechacen más de dos ofertas de trabajo “decente”, pero aumentando otro tipo de ayudas. También propone reducir el impuesto de sociedades del 33,3% actual a un 25%, y transformar los impuestos sobre la propiedad en un “impuesto sobre la fortuna inmobiliaria”, que excluya el patrimonio financiero.

Otro de los pilares más destacados es la moralización de la vida pública, prohibiendo, por ejemplo, que los parlamentarios puedan ejercer de consejeros y fiscalizando sus ingresos, para reducir la corrupción. También pretende prohibir el nepotismo en la administración, así como varios de los privilegios de los que ahora gozan estos servidores públicos.

En cuanto a la educación, propone dotar a los centros de mayor autonomía a la hora de contratar al profesorado, el incremento de puestos de trabajo para maestros, y varias reformas en el programa. Una de las medidas más polémicas es la “enseñanza sobre el hecho religioso en las escuelas”, un tema controvertido en una Francia tradicionalmente abanderada de un férreo laicismo. Macron busca además subir los salarios a los enseñantes en las zonas más conflictivas, y reducir el número de alumnos por clase.

En materia de seguridad, Macron promete reclutar a 10.000 nuevos policías y gendarmes y 15.000 plazas carcelarias más, e incrementar el presupuesto de Defensa al 2% del PIB, una exigencia de la OTAN a sus miembros que Donald Trump se ha ocupado de volver a poner sobre la mesa. También exige que se cumplan todas las sentencias judiciales.

En Francia preocupa mucho la lucha contra el yihadismo, y el candidato lo ha reflejado en sus propuestas. Una de sus ideas es crear centros penitenciarios dedicados a los “combatientes extranjeros”, un eufemismo para los miembros de organizaciones yihadistas que carezcan de ciudadanía francesa. También busca estrechar el control de las fronteras, creando una fuerza de 5.000 miembros que trabajaría con otros socios europeos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...