El Cabildo de El Hierro pedirá al Gobierno que tramite la declaración de La Bajada de la Virgen de los Reyes como Patrimonio Mundial Inmaterial de la Humanidad

El Pleno del Cabildo de El Hierro ha aprobado por unanimidad de sus miembros requerir al Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural, que tramite el expediente ante el Gobierno central para la inclusión de la Bajada de la Virgen de Los Reyes en la lista de Patrimonio Mundial Inmaterial de la Humanidad.

La propuesta parte del área de Educación, Cultura, Juventud, Patrimonio y Deportes del Cabildo herreño y busca el reconocimiento internacional del rico patrimonio cultural de esta tradición que tiene su origen en el Voto realizado por el pueblo herreño en 1741 y que se mantiene viva cada cuatro años, desde 1754, “haya o no urgente necesidad”.

“Sin duda hoy hemos adoptado una importante decisión a la hora de lograr el reconocimiento que se merece nuestra Bajada, que debe ser patrimonio de todos. Una tradición que los herreños hemos sabido mantener durante siglos, cargada de bienes culturales de incuestionable valor, y cuya próxima cita la tenemos para el próximo año”, declaró el presidente insular, Alpidio Armas.

Todos los portavoces de los diferentes grupos del plenario (Puede-IUC, PP, AHI, AExEL y PSOE) manifestaron la trascendencia de la tradición herreña en el patrimonio cultural, su vinculación histórica con el agua y el pastoreo y su enorme carga patrimonial musical, afectiva y religiosa, entre otros aspectos que la hacen única.

Tal y como recoge el extenso informe elaborado por la inspección de Patrimonio Histórico de la Institución, para entender el contexto de este voto, hay que remontarse a la arribada de la imagen escultórica de una Virgen a El Hierro, acontecida el 6 de enero de 1546, según ha sido transmitido oralmente, generación tras generación.

La cultura pastoril de la Dehesa comunal impregna toda la historia de la Virgen de los Reyes y su Bajada cuatrienal, que consiste en una procesión que cada cuatro años traslada la imagen desde su Ermita en la Dehesa comunal hasta la Iglesia de La Concepción en Valverde, en un trayecto que recorre la práctica totalidad de la isla de Oeste a Este.

“Esta definición tan simple no evoca el simbolismo y la trascendencia sociocultural que implica la celebración de la Bajada, que rige el calendario vital de la isla y es un elemento clave de cohesión social de todos sus habitantes, con independencia de su fe, de su agnosticismo o de su ateísmo”.

La vida pastoril que rigió en la isla hasta hace pocas décadas marca las pautas de la Bajada e impregna toda la celebración de referencias a la importancia social y económica de la explotación ganadera en El Hierro. De entrada, la Bajada se conceptualiza como una manada de ovejas. La procesión se articula en torno a la Virgen, que se erige simbólicamente en la “Pastora Madre” que cuida de su rebaño de fieles, simbolizados en el cuerpo de baile que acompaña la celebración, al son que marcan los pitos y tambores, sonidos que evocan de inmediato a El Hierro y que convierte a la música en otro elemento patrimonial esencial de esta tradición.

El camino es otro elemento impregnado de connotaciones simbólicas. Transita desde la Ermita en la Dehesa hasta la Iglesia de La Concepción en Valverde, recorre casi 29 kilómetros a través de la dorsal que delimita las vertientes norte y sur de la isla. Se divide en tramos, delimitados por rayas o límites, que serán recorridos por bailarines y personas del pueblo al que corresponda conforme al Voto del siglo XVIII, encargándose del traslado y custodia de la Virgen.

En La Bajada confluyen elementos físicos y simbólicos que justifican sobradamente su consideración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, tal y como se recoge en el expediente que ahora elevará el Cabildo de El Hierro al Gobierno de Canarias para su tramitación.

“El sincretismo religioso facilitó la aculturación de una sociedad aislada durante siglos en un entorno cerrado como la isla de El Hierro, con otras formas socioculturales procedentes del continente europeo. Se configura una nueva sociedad asentada sobre las raíces del cercano continente africano y las nuevas formas socioeconómicas implantadas tras la Conquista, dando lugar a una sociedad arraigada en su territorio y que ha sabido asumir su herencia y legarla a través de generaciones”.

A todo ello hay que unir la importancia geológica y paisajística del recorrido que efectúa la Bajada de la Virgen de Los Reyes, que recorre una geología singular, expresión evolutiva de una isla volcánica aún en proceso de formación.

El paisaje geológico se complementa y completa con la masa forestal que lo ha colonizado desde el origen de la isla, tanto el bosque de fayal-brezal, fósil viviente del bosque Terciario que una vez colonizó el planeta, hasta las masas de pino canario, cuya adaptación a un medio volcánico lo ha hecho único para la supervivencia en caso de incendios forestales. En estos bosques es posible apreciar numerosos elementos botánicos, animales e insectos que son endémicos de la isla o del Archipiélago Canario.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...